El final de la escapada autonómica

Ya saben los cinéfilos como termina la película de Jean Luc Godard protagonizada por Jean Seberg y Jean Paul Belmondo. No muy bien que digamos. Pues a punto de irnos de vacaciones estamos ya al final de la escapada autonómica que ha durado tantos años, después de la triste reunión del día 27 de julio del Consejo de Política Fiscal donde se van enseñando las vergüenzas, es decir, las cuentas autonómicas. Y eso que está costando, porque aunque uno pensaría que si algo tiene que estar claro son las cuentas de una Administración autonómica, con tanto organismo público y tanta intervención, resulta que ni eso, y que pueden pasar de 700 millones de euros de deuda a 2.000 millones de euros en un pispás y sin que se sepa muy bien (todavía) por qué. O por lo menos oficialmente, porque seguro que los proveedores saben muy bien en qué cajón duermen sus facturas. Y también cuanto dinero se les debe.

Total, que después de haber asumido todas las competencias imaginables (y algunas inimaginables y directamente inventadas, como las representación de los miniestados autonómicos en el exterior, por ejemplo) y después de haber gastado, y gastado, siempre más y mejor, sin subir nunca los tramos autonómicos de los impuestos, al contrario, distribuyendo beneficios fiscales a troche y moche, suprimiendo impuestos cedidos, otorgando graciosamente subvenciones regionales con enorme generosidad y discrecionalidad, y en general, viviendo como nuevos ricos nos encontramos con que las CCAA están en suspensión de pagos o en concurso de acreedores, como se dice ahora. Que es lo que pasa cuando no hay tesorería suficiente para pagar a los acreedores, veáse la Ley Concursal del 2003. Aunque también podría hablarse de quiebra, cuando lo que no hay son ingresos suficientes ni se les espera.

Y el recurso como siempre, es el mismo: volverse contra el Estado, negar toda responsabilidad de los gestores y en último término intentar devolver las competencias que resulta que ya no dan solo fotos, satisfacciones y votos sino que, mira tú por donde, hay que pagar. Incluso va a haber que decirles a los ciudadanos cosas desagradables. Lo nunca visto.

Ah, y que a nadie se le ocurra decir que los anteriores gestores, esos tan bondadosos que estaban dispuestos a quebrar su Comunidad (y lo volverían a hacer, ojo al dato) con tal abrir hospitales, universidades y escuelas en cada esquina aunque no vaya nadie y sean insostenibles y no se pague a los sufridos proveedores. Pero qué inauguraciones más señoriales, qué fotos, qué escoltas, qué titulares en la prensa local. Eso sí que es hacer política, de la grande, y en un territorio tan pequeñito, con el afecto y la calidez de los vecinos bien cerquita. Vamos, que ni un Ministro no ya del maltrecho Estado español, sino de la gloriosa República francesa inaugura con tanta pompa como un Presidente. Consejero o hasta Director General regional. Y qué puestos de trabajo y qué sueldos en el sector público para mucha gente que jamás hubiera podido soñar con nada parecido en el sector privado local, ni por formación, ni por méritos ni por tamaño del sector privado local.

Si esto va a seguir siendo así y estos señores gestores tan mal acostumbrados no saben ahora qué hacer, a mí no me parece tan mala idea devolver competencias a ver si alguien es capaz de gestionarlas con más sentido común. Y por cierto, sr. Chaves, claro que se puede.

Por ahora estamos viviendo los últimos días de esta gran escapada, pero seguro que nos esperan sorpresas. Se están acabando ya los cartuchos, y va a haber qué empezar a soportar las consecuencias y la responsabilidad de tanto disparate. Los proveedores de las CCAA, empezando por las pymes y terminando por las grandes empresas ya las han soportado bastante. ¿Cuándo les va a tocar a los responsables autonómicos? ¿Cuándo al hinchado sector público autonómico? No se trata de suprimir consejerías ni asesores, con disminuciones rídiculas del gasto público, se trata de poner orden de verdad. Y la verdad, antes de empezar por la sanidad, yo empezaría por las teles autonómicas, las empresas públicas imposibles, las fundaciones y las asociaciones subvencionadas y llenas de amigos, etc, etc.

Tampoco estaría de más exigir algo de responsabilidada los que se han ido de rositas y encima con la conciencia tranquila porque han hecho el bien con el dinero de los demás, sus sufridos proveedores, a los que daban largas o pedían que guardasen las facturas hasta que hacienda les arreglase el problemita. Pero qué caradura tienen algunos.

Aunque a lo mejor no, esperen, que con un poco de suerte todavía consiguen que el Estado español quiebre para sostener esta magnifica organización territorial, el asombro de Europa, una vez más. Menos mal que me voy de vacaciones.

 

6 comentarios
  1. veedor
    veedor Dice:

    La verdad es que daría risa sino fuera tan trágica la descripción que se hace en el post del calamitoso estado del Estado, en su más amplia acepción.
    Por mucho, por muchísimo menos, ¿cuantos administradores han respondido con su propio patrimonio de las deudas sociales al amparo del artículo 135 de la ley de sociedades anónimas? Da miedo, terror, pensar en manos de quien estamos.
    Pero en fin, como dice Elisa, nos vamos de vacaciones, que os sean provechosas.

    Responder
  2. joseben
    joseben Dice:

    Percibo en este primer artículo,a  pesar de que leo la página desde el día en que se inauguró, un nivel superior de crítica, que me gusta mucho y encuentro muy acertado. Ya es hora de que periodistas serios y editores dejen de pillarse los dedos con lo que escriben, o dejen de rendir cuentas o besar traseros de directores que están más politizados o subjetivados que los propios políticos a los que siguen a ciegas, para escribir de verdad. Me gusta que haya empezado a contar las cosas de esta forma, o por lo menos, este artículo me ha hecho ver las cosas, un poco más allá.

    Responder
  3. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Elisa: ¡Sí!
    Además, olé por el valor que demuestras. Sí hubiera más de eso que tú tienes y tantos otros NO, muy distinta sería España.
    Denuncias la repugnante realidad -económica- de unas CCAA que son verdaderamente CCAAs(pronúnciese adecuadamente); si nos llevan a todos a la ruina; si encima son unos horteras antológicos, y unos TRAIDORES a cuanto juran o prometen… ¿a qué espera álguien para proponer al pueblo español que recuerde su Soberanía, que emplee el Poder Constituyente que le es propio, y que mandemos a esas CCAA a donde les corresponde?
    En evitación de MALES MAYORES.
    Encima algunas de ellas son eficaces instrumentos en manos del separatismo (CiU, ERC, PNV… hasta ETA maquillada de Bildu), que sin el menor recato se ha servido y se sirve de ellas para sus fines independentistas. Todo por el panzismo cobarde de quienes deberían haber servido a España y al contrario, la entregaron a sus enemigos atada de pies y manos. ¿O no es verdad? ¿Ya no tenemos memoria histórica, pero reciente, caramba?
    Qué trístísimo que estas cosas acaben siempre como acaban, en España y fuera de España. Qué dolor estudiar la Historia y ver que el final es siempre igual. Qué horror que las horteradas y los robos de estos sinvergüenzas puedan acabar pagándose al precio de la sangre de nuestro hijos. Y ellos escapándose de rositas, como cobardes que son.
    (Y qué alegría si me equivoco y no pasa nada de esto.)
    ¿Quien necesita CCAA? (Menos los que chupan de ellas, y menos los actores, que dicen que da suerte)
    ¿Cuánto ahorraríamos suprimiéndolas del todo? ¿Se podría, pej, eliminar el IRPF con ese ahorro? A mí me parece que sí, y aún mucho más. ¿Y la cantidad de dinero público que no se robaría ni despilfarraría?
    Pero también esto da igual. Vámonos de vacaciones. Y ojalá no nos llevemos mientras vacamos sustos de esos que duelen. Ojalá no defaultice USA, ¡qué miedo!; ojalá la Banca sobreviva a sus morosos; ojalá no nos echen de la UE.
    Ojalá no se caiga -aún – este inmenso tinglado de falsedades. Aún. Porque caerse, se cae seguro.
    Yo no voy a llorarlo.

    Responder
  4. Juan José González
    Juan José González Dice:

    Ojalá no haga default USA, dice Arriola. Pero eso es lo de menos, sería una cosa temporal, de días. Lo grave es seguir endeudándose.

    Aquí todo el mundo se endeuda, en vez de recortar gastos!! Te endeudas más para pagar los vencimientos de hoy, y así la bola sigue aumentando… en USA, en la UE (Alemania aparte) y en CCAA y municipios…

    Y una QE3 en ciernes en USA, el papel (sea moneda o deuda pública) cada vez vale menos en USA y en la UE…. Y por eso los activos refugio (oro, franco suizo, y en menor medida plata) están en máximos históricos, más arriba que en mayo 2010, y van a seguir subiendo…. Muestra de que las cosas no van bien y la gente no se fía de la capacidad de USA ni de muchos países de la UE para recortar de verdad el gasto y no mantener un nivel de vida irreal a base de endeudarse más y más…

    Responder
  5. Ferinal
    Ferinal Dice:

    A la autora del artículo: Felicidades, Amén, y felices vacaciones!
    P.D: Me da por acordarme ahora de cómo accedió al cargo nuestra actual Ministra de Economía: para solucionar el problema del reparto de fondos a las CCAA. No había acuerdo, porque el Sr. Solbes se negaba a aflojar la bolsa: cambio de Ministra y reparto de millones, mano de santo. Me extraña que en los medios no se haga ahora mención a ese hecho tan significativo…

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *