Suelo es suelo: el Imperio contraataca

La sentencia del TJUE de la semana pasada sobre cláusulas suelo (que comentamos en este mismo blog) ha producido una gran conmoción en sectores financieros. Lo cierto es que como el Abogado General en su informe de hace unos meses había sido más proclive a los intereses de la banca, ésta confiaba razonablemente en una decisión contraria a la retroactividad total de la nulidad de las mencionadas cláusulas para evitar el agujero que les supondría devolver una cantidad aproximada de cuatro mil millones de euros.

Por ello, el jarro que se les ha derramado encima no es de agua fría, sino gélida a la vista de la sentencia. Ante esta situación, parece que la patronal bancaria ha considerado oportuno reaccionar y, según ha indicado John Muller en Twitter, el mismo día 26 mantuvo una reunión secreta al máximo nivel con un solo objetivo: realizar una tormenta de ideas que les permita afrontar el agujero que se podría formar en sus balances. Lo primero que hemos de decir es que en un Estado de Derecho hay ideas que  no pueden salir de ningún brainstorming, en cuanto que ponen de manifiesto unos tics muy preocupantes desde el punto de vista de consumidores y usuarios. Por esa razón, uno de los «sherpas» o «negros» asistentes al acto (al parecer tiene una hipoteca con cláusula suelo) grabó las intervenciones. de los allí presentes y nos ha hecho llegar una transcripción a varios foros cívicos, entre ellos a HD bajo estricto deber de confidencialidad.

Entre atónitos y preocupados hemos podido comprobar que se está manejando la idea (al parecer sugerida por un importante despacho de abogados entre cuyos socios figura algún ex Ministro muy entregado a su nueva profesión en la que destaca por su originalidad y arrojo y sus escuetos conocimientos legales) de que una forma muy efectiva de impedir la proliferación de demandas que se avecina sería realizar una interpretación literal de la sentencia del TJUE. Tal y como ha manifestado ante un tanto asombrado auditorio, “suelo es suelo” (¿les suena una expresión parecida?)  y si desaparece esa cláusula suelo lo que hay que entender es que existe un derecho de arrendar la vivienda por las entidades bancarias que hayan firmado las hipotecas.

El razonamiento, un tanto antijurídico pero desarrollado con auténtico entusiasmo (al parecer el despacho en cuestión y el ex Ministro en particular cobraría una importante comisión sobre estas operaciones si la AEB decide impulsarlas) parte del estrafalario razonamiento de que si el interés puede variar libremente al suprimirse la cláusula suelo, los bancos de alguna forma son partícipes del riesgo y ventura de la propiedad y por tanto tendría algo que decir en relación a las decisiones económicas que tome el propietario del inmueble.

Por ejemplo, en relación con el arrendamiento o alquiler del mismo, los bancos consideran que tendrían derecho a percibir una parte del precio del alquiler en la proporción que represente el capital prestado respecto al valor de tasación. Por supuesto si el inquilino no paga el alquiler o destroza la vivienda el Banco estaría exento de cualquier tipo de pérdidas o problemas que se pudieran derivar de esta circunstancia, que perjudicaría exclusivamente al dueño de la casa. Este acuerdo se incluiría en una compleja cláusula especialmente redactada al efecto en las correspondientes escrituras de hipoteca, la denominada «cláusula  Vader» (el ex Ministro es un fan acérrimo de Star Wars).  Si fueran muchos los inquilinos que incurriesen en deudas o en conductas que menoscaben el inmueble, se procedería a nacionalizar las pérdidas entre los contribuyentes.

Ante las dudas expuestas por la concurrencia ante esta novedosa interpretación, otra persona presente en la reunión –alto funcionario, con un cargo institucional de un Banco muy importante- ha explicado que está convencido de que podría conseguirse que esta interpretación fuera avalada por la Sala I, a pesar de su singularidad.  Efectivamente, ha puesto de relieve que o bien podría conseguirse que el CGPJ eligiese un par de candidatos de prestigio acreditado procedentes del sector bancario y expertos en estos asuntos para ocupar plazas de Magistrado de dicha Sala o bien –si la primera apuesta fuera recibida con cierto recelo por la opinión pública por haber sido ya utilizada en el pasado- se podría organizar un seminario con todos los gastos pagados y derecho a llevar acompañante a las islas Mauricio sobre el tema de las consecuencias de la sentencia del TJUE sobre la cláusula suelo. Este directivo ha apuntado que este Seminario se podría organizar en dos o tres meses y podría estar abierto también a representantes del Ministerio de Economía y Competitividad, la CNMV y el Banco de España. Mientras tanto se trataría de marear un poco a los consumidores para ganar tiempo «con esas historias de los arbitrajes».

Por último, otro directivo presente (que ha tenido también importantes responsabilidades en el Gobierno en una etapa anterior) ha expresado su confianza en que el Consejo de Ministros pueda también echar una mano con una pequeña modificación en el Código Civil que avalase esta novedosa interpretación en materia de hipotecas, quizás introducida vía enmienda en el Senado como Disposición Adicional a la Ley de Presupuestos Generales del Estado porque -ha afirmado- «esa sale sí o sí».

Ante las dudas de los asistentes más veteranos, dada la actual situación parlamentaria y la necesidad de llegar a acuerdos un tanto complejos ha respondido que “los nuevos son unos pardillos y no se enteran de nada”, y que «esto hay que negociarlo directamente con la Gestora del PSOE, antes de que se celebre el Congreso de las narices, que con un poco de suerte se retrasará un par de añitos todavía». Cada vez más enardecido por los aplausos de la concurrencia, ha concluido que si la ciudadanía se ha comido con patatas “el marrón de las radiales” o el “rescate de Bankia” y ha seguido votando a los de siempre pese a todos los escándalos de corrupción es que “aquí hay barra libre, señores”. Los asistentes, siempre según nuestras fuentes, se han venido arriba con esta soflama y han manifestado su conformidad con la estrategia propuesta golpeando las mesas con las manos y coreando con grave voz “yo…soy..¡tu banco!”, y «Pablo, así sí, qué te creías» a voz en cuello.

Al parecer, la imitación del ex Ministro de Darth Vader (con  máscara incluida) simulando preguntar a un aterrorizado deudor hipotecario  «¿Donde están tus claúsulas?» con voz cavernosa ha despertado el entusiasmo de la concurrencia. Muchos le pronostican una carrera fulgurante como experto jurista  y ya le ven de Ministro de Justicia o de Presidente del Tribunal Constitucional.

Por supuesto, nosotros desde Hay Derecho no podemos permitir que a los españoles se nos siga tomando el pelo de esta manera. Estamos terminando nuestro libro sobre capitalismo clientelar y les aseguramos que no nos olvidaremos del tema de las cláusulas suelo y de esta surrealista interpretación de la normativa. No puede ser que el Derecho se retuerza de esta manera para impedir que se ejecuten las sentencias dictadas a favor de consumidores y usuarios. Acuérdense que la Resistencia tampoco es manca.