Presentación de nuestro libro «Contra el capitalismo clientelar»

Tal y como se puede leer en el cartel adjunto, el próximo lunes a las 19.00 horas en la Fundación Rafael del Pino, calle Rafael Calvo, 39, de Madrid, tendremos el placer de presentar oficialmente el libro que hemos escrito los editores del blog, con participación de los editores de HD Joven, y bajo el nombre colectivo y ampliamente comprensivo y flexible de Sansón Carrasco, nombre que ya nos amparó en el libro anterior, llamado ¿Hay Derecho? y que ahora nos vuelve a servir con la inclusión de nuevos miembros, pero siempre con el mismo espíritu quijotesco de hacer entrar en razón a quienes sufren desvaríos.

Tenemos la intención de que no sea una presentación al uso con tediosos monólogos, sino un diálogo interactivo entre algunos de nosotros y estrellas invitadas como Luis Garicano y Jesús Fernández Villaverde, de sobra conocidos en ámbitos regeneradores e incluso políticos.  Sin duda, nos servirán de contrapunto para perfilar, desde el punto de vista económico en el que son expertos, cuestiones esenciales para entender por qué nuestro país no avanza todo lo que podría si sus instituciones funcionaran con más racionalidad, sentido común, transparencia y rectitud. Contaremos además con la inestimable moderación de Carlos Sebastián, conocido economista y escritor, muy vinculado también a nuestras tareas. Por supuesto, habrá coloquio en el que intervendrán los demás autores y se admitirán preguntas, incluso las que no sean a través de plasma.

Gozaremos además de la sala grande de la mencionada fundación, con gran capacidad, por lo cual no hay que preocuparse por el aforo. Animaos y venid, porque creemos que merecerá la pena.

Aquí al lado podéis ver la ubicación de la Fundación, en pleno centro de Madrid.

Por cierto, quien quiera conocer algo del libro puede ver en este post anterior un capítulo y leer varias entrevistas y artículos que se enlazan. Y aquí añadimos las que hemos conocido o hecho desde entonces: una entrevista en Periodista Digital, una reseña de Joaquín Estefanía en El País, y una reseña en La Vanguardia.