26 de MAYO. COLOQUIO ONLINE: Relaciones laborales en tiempos de COVID: ERTEs, permisos recuperables, despidos y desempleo

El próximo martes, 26 de mayo, tendrá lugar online el coloquio «Relaciones laborales en tiempos de COVID: ERTEs, permisos recuperables, despidos y desempleo«, donde se conversará sobre la situación de la regulación sobre las relaciones laborales en estos momentos de crisis, así como sobre las reformas que se han introducido de urgencia al respecto de ERTEs, permisos recuperables, despidos y desempleo.

Para ello contaremos con la presencia de tres especialistas en derecho del trabajo:

 

Ignacio Fernández Larrea, abogado laboralista y mercantil

Belén Villalba Salvador, abogada laboralista

María José Dilla Catalá, profesora titular de Derecho del Trabajo, Universidad Complutense de Madrid.

 

Para inscribirse, por favor, escriban a info@fundacionhayderecho.com , desde donde les proporcionaremos los datos para poder acceder a Zoom. Les animamos a incorporar a ese email una pregunta que quieran que se trate en el coloquio. También podrán realizarse preguntas en directo desde Zoom (no así desde Youtube, donde solo podrá verse).

Les recordamos que en estos coloquios no se responderán preguntas de tipo particular, por lo que rogamos que formulen sus preguntas en términos generales y al respecto de los problemas fundamentales que pueden plantearse a las relaciones laborales durante la pandemia.

 

  1. juanlui
    juanlui Dice:

    «Al final, lo que se suministra al ciudadano es información de bagatela.»

    Pero si le preguntan por los viajecitos en el Falcon y dicen que son datos reservados por cuestiones de seguridad.
    https://www.lasprovincias.es/politica/transparencia-insiste-gobierno-publique-viajes-pedro-sanchez-avion-falcon-20190403151754-nt.html

    En España ya todo da igual. Una vez que eres político, teniendo los apoyos suficientes para forzar el brazo de los jueces del otro bando, te escapas. No hay que rendir cuentas. Se te hace una doctrina Botín si hace falta, usable sólo para un par de juicios.

    ¿ Y la fiscalía ? A las órdenes del gobierno, faltaría más. Solo hay que ver cómo a Torra, por colgar lazos amarillos en campaña electoral, ni lo han llamado.

    Las leyes de transparencia, como casi todo nuestro ordenamiento jurídico, son un ronzal para maniatar a la ciudadanía, que la clase política aplica arbitrariamente.

    Nos enteramos que en Madrid y Andalucía hay más de 400.000 pacientes en listas de espera ocultas en la primera y 843.000, en la segunda .
    https://diario16.com/mas-400-000-pacientes-lista-espera-oculta-madrid/
    https://www.eldiario.es/andalucia/Gobierno-andaluz-pacientes-admitido-PSOE_0_874562681.html

    ¿ Quien cree las estadisticas oficiales ? ¿ Quien cree al CIS dirigido, sin pudor, por un ideólogo del psoe ? ¿ Quien puede creer que los portales de transparencia dependientes de políticos y por tanto, sin un ápice de autonomia, puedan ejercer su labor eficazmente ?

    Pero en todo caso, de poco serviria conocer la informacion. Hace poco supimos, por el nepótico Tribunal de Cuentas que zp dilapidó sobre 15.000 millones en chorraditas de sus dos planes E. Pues ahí está zp dando lecciones de moral, sin que haya un fiscal que se atreva a llamarle para preguntar qué fue de los 15.000 millones.

    https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2017/04/19/58f7a7a146163ffd238b462f.html

    Casi todo importa poco, salvo quien okupa el poder y el cobrado de impuestos.

  2. O'farrill
    O'farrill Dice:

    En un sistema político perverso donde nada es lo que parece, no deberíamos sorprendernos. Mientras los supervisores dependan de los nombramientos del gobierno de turno y el Parlamento esté sometido a sus decisiones, todo es posible.
    ¿De verdad alguien puede creer que tienen capacidad de acción frente a los desmanes de quien «manda»? El Consejo de la Transparencia presidido en su momento por una excelente amiga (q.e.p.d), como el Defensor del Pueblo, como AIReF y tantos otros, deberían gozar de la independencia suficiente para evitar, controlar y denunciar desmanes públicos con prevalencia sobre eso que llaman (y no es) política. Para eso deberían ser independientes y autónomos (al igual que la Fiscalía, la Abogacía y los cuerpos superiores de las AA.PP.) y no depender de los gobiernos, sino del propio Parlamento pero…. cuando el Parlamento depende de los partidos y sus listas, de un sistema electoral arbitrario, discriminatorio e injusto que contradice la propia Constitución y ésta reconoce y garantiza incluso la caótica organización territorial autonómica con 18 parlamentos que legislan lo que les peta, 18 gobiernos de auténticos miniestados donde se impone la voluntad del que «manda», con discriminaciones administrativas y legales que hasta se pueden permitir prohibir «de facto» la lengua oficial del Estado….¿Qué transparencia podemos esperar de todo eso? Si se aplicase y exigiese la misma que a los ciudadanos normales, quedaríamos asombrados de lo existente bajo las alfombras.
    De ahí que se trate de denostar e impedir cualquier intento de regeneración política y administrativa creando cordones sanitarios hacia quienes lo promuevan. Son muchos «fieles» a colocar y muchos los votos comprados por el sistema clientelar.
    Esto es de dominio público en todos los sectores académicos, corporativos, administrativos, mediáticos y hasta en quienes «pasan» de la política. Una cosa es lo que se dice en una conferencia y otra distinta lo que dice el conferenciante «off the record». Una cosa es la que se escribe y publica y otra distinta lo que en realidad se piensa….. Estamos en un mundo de voluntades sometidas al «poder» de una u otra forma, aunque muchas veces no sepamos de donde procede… Le dicen «soberanía popular». Un saludo.