Diccionario de términos jurídicos: Constitución

La Fundación Hay Derecho está creando un video diccionario de términos jurídicos. Para consultar todas las entradas publicadas, pinche AQUÍ.

En el mundo del Derecho denominamos “Constitución” a una ley, pero no una ley cualquiera, sino a la más importante y superior a todas las demás del Estado, la Ley Fundamental, de modo que ninguna otra ley o norma puede contradecirla, y, si lo hace, es nula.

Dos asuntos que habitualmente regulan las constituciones son: la forma del Estado y los organismos que lo integran: monarquía o república, poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Y los derechos fundamentales, deberes y libertades de los ciudadanos de ese Estado. Ahora bien, el que haya una constitución no significa que el Estado sea democrático ni que los derechos esenciales estén garantizados: Corea del Norte y China, dos dictaduras, tienen sus respectivas constituciones.

Habitualmente son escritas, pero por ejemplo el Reino Unido tiene una constitución consuetudinaria y no escrita. Pueden ser muy breves, como la de EEUU, 7 artículos iniciales, o muy extensas, como la de 1812 de España, 384 artículos. Pueden ser resultado de un proceso revolucionario, como la de Francia de 1791, productos de la Revolución Francesa, o de un cambio democrático pacífico, como la también francesa de 1958, que dio paso a la V República.

Y pueden ser modificables fácilmente o por medio de un mecanismo complejo para garantizar su estabilidad. La actual Constitución española de 1978 es una Constitución escrita de un país democrático, producto de un proceso pacífico de cambio, la llamada Transición democrática, de bastante extensión (169 artículos), y cuya modificación está sujeta a muchos requisitos.

Fernando Gomá Lanzón
Notario y patrono de la Fundación Hay Derecho.

1 comentario
  1. El sexador de gárgolas
    El sexador de gárgolas Dice:

    Es mejor que sea la sociedad que intente adaptarse a una Constitución, aunque sea imperfecta, porque si es la Constitución la que ha de ser reflejo de la sociedad puede resultar un retrato similar al de Dorian Gray.

    En realidad, ¿para qué esforzarse en redactar Constituciones avanzadas cuando tenemos ejemplos como el de los soviéticos, que ya sabían bien qué importaba, o el de los hispanoamericanos, que se limitaron a tomarse la molestia de copiar la de Estados Unidos para acabar haciendo lo que les daba la gana?

Los comentarios están desactivados.