A vueltas con el CGPJ: el esfuerzo inútil conduce a la melancolía o la fábula del halcón y el ruiseñor

Hace unos días tuve el atrevimiento de comentar en el gimnasio las últimas noticias sobre el CGPJ, y concretamente esa iniciativa legislativa que pretende que el CGPJ pueda nombrar los miembros del Tribunal Constitucional que les corresponde para que así el gobierno pueda también nombrar los suyos y con ello producir un vuelco progresista en la composición de éste, y con ello, -se supone- minimizar los numerosos revolcones que últimamente ha tenido en él el partido gobernante. Decía a mis esforzados y sudorosos compañeros que ello implicaba un ataque al Estado de Derecho y me lamentaba de lo poco que trascendía al gran público. ”Desengáñate”, me dijo un compañero, con sentido común, “la gente está preocupada por el recibo de la luz, la gasolina y su futuro inmediato”.

Tiene razón, sin duda, pero anda que no hemos tenido noticia de movilizaciones tan poco amarradas a la vida ordinaria y común del ciudadano, como la de “OTAN, de entrada no” –resucitada ayer domingo en un eterno día de la marmota-, las de oposición a las centrales nucleares, el cambio climático, o tantas otras, en que las consecuencias son de las de largo me lo fiais…. No, el problema no es la conexión con la vida diaria del ciudadano; el problema es que se trata de reivindicaciones que no interesan a ninguno de los partidos que tienen expectativas razonables de acceder al poder –por no mencionar a los que no creen en la separación de poderes o en la misma democracia-, porque cuando lleguen, si se consiguen esas reivindicaciones, verán limitada su capacidad política con una instancia más independiente que podrá ponerle trabas, anular sus decisiones políticas, encarcelar a sus corruptos o rectificar sus desaguisados. Por ello, este tema, y tantos otros que no son susceptibles de utilizarse como arma para conseguir al poder, sino para limitarlo, quedan abandonados y su defensa sólo es asumida por la sociedad civil, como en el caso de Hay Derecho, y algunos partidos políticos que, al final, resultan devorados por esas mismas políticas a las que querían imponer reglas limpias.

Además de ese inconveniente, hay otro: no es fácil vincular las aparentemente asépticas iniciativas burocráticas y legislativas de los partidos con un ataque descarnado a la separación de poderes, a la Constitución o a los derechos fundamentales. Aunque lo sean. La complicación del Estado moderno y la sutileza y complejidad de sus instituciones hacen que sea muy poco probable, innecesario, un acto grosero y descarnado de poder, como el nombramiento directo por el rey de los jueces, cortar la cabeza a tus enemigos sin juicio, o que sea el ejecutivo el que dicte las normas. En el mundo posmoderno en el que nos encontramos hay que dar razones y argumentos para todo, aunque sean insostenibles y los cambios se producen a veces con nimias y aparentemente inocuas modificaciones de aspectos secundarios de la legislación que, sin embargo, hacen que el poder de decisión pase de un lado a otro. Seguro que se les ocurren muchos ejemplos.

En un post de octubre, en el que comentaba un posible pacto sobre renovación del CGPJ tanto tiempo retrasado decía: «¿Y por qué ese pacto ahora? Pues porque en junio de 2022 se debe llevar a cabo una renovación del TC, momento en el equilibrio político se alteraría porque al gobierno le corresponde nombrar dos magistrados y al CGPJ otros dos. Pero la renovación ha de hacerse por terceras partes y el gobierno no puede  designar a los dos magistrados si antes no se ha renovado el CGPJ, porque la renovación ha de hacerse de manera paralela.  Lio por cierto en que se ha metido el propio gobierno al reformar la LOPJ para evitar que el CGPJ en funciones hiciera nombramientos. Es cierto que el pacto no altera hoy la correlación de fuerzas, pero saca del TC algunos de los magistrados nombrados por el PP le habían salido “ranas”. A cambio, el PSOE obtiene otros nombramientos como el de Gabilondo o purgar el Tribunal de Cuentas».

Pero como el pacto no se consiguió, la primera reacción fue un lamentable intento de reformar la LOPJ el CGPJ rebajando las mayorías para el nombramiento de sus miembros de tres quintos del Congreso a la mitad más uno. Así se consigue desbloquear el CGPJ….porque lo nombra directamente el Gobierno con la mayoría parlamentaria que controla; porque otra cosa, no menos importante, es la falta de separación del Ejecutivo y el Legislativo en España. Pero, esta intentona fue abortada por las repercusiones que tuvo a nivel Europeo.

Y el intento actual consiste en revertir la reforma que la primavera del año pasado el gobierno consiguió hacer que se promulgara, en la que, para presionar a la oposición y conseguir así conseguir una renovación que le favorecía, se establecía que el CGPJ en funciones no pudiera hacer nombramientos, entre ellos los del Tribunal Constitucional. Ahora que el pacto no se consiguió, damos marcha atrás y reformamos la reforma pero solo en aquel punto que nos interesa: es decir, en los nombramientos del Tribunal Constitucional, que es el que interesa controlar. El colapso del Tribunal Supremo no parece cuestión tan urgente, y todavía menos si la renovación del Supremo la va a hacer un CGPJ conservador.

A mayor abundamiento, la iniciativa no viene directamente del Gobierno –no es un proyecto de ley- sino que será una proposición de ley a instancias del Partido Socialista, con lo cual se evitan los informes preceptivos del propio CGPJ y del Consejo de Estado, que muy probablemente pondrían algunos importantes reparos no ya al hecho en sí de volver a la ley anterior sino, probablemente, al hecho de que se revierte solo una parte de la norma, aquella que conviene al gobierno en este momento concreto, pervirtiendo la idea de generalidad de la norma y el fundamento del bien común para convertir la ley en un frívolo instrumento para reforzar el poder hic et nunc, con independencia de cualquier otra consideración y sin vergüenza alguna.

Es, pues, esta lucha, agotadora y poco fructífera. Habría razones para pensar que este esfuerzo inútil conduce a la melancolía, como decía Ortega, porque cualquiera que bucee en el blog podrá comprobar que llevamos casi 12 años insistiendo denodadamente en la cuestión, contra uno y otro partido (véase este post mío de hace casi una década sobre Ruiz Gallardón) sin que haya experimentado mejora alguna sino, al contrario, un envilecimiento constante. No interesa lo importante, sino lo que permite acceder y conservar el poder.

Pero, obviamente, eso ya lo sabemos y hemos de continuar insistiendo en ello, porque la única forma de que cambien las cosas es que el ciudadano se entere de la importancia de ciertos asuntos y los acabe convirtiendo en algo que permita acceder al poder, consiguiendo esa educación cívica y deliberativa propia de una «democracia fuerte» como la que preconiza Benjamin Barber, y de la que nos hablaba hace años Jorge San Miguel.

Hay que seguir piando, pues, como un ruiseñor. Hesíodo, en Los trabajos y los días, incluye la Fábula del halcón y el ruiseñor, enigmático relato que contiene palabras concernientes a la naturaleza de la justicia, de los hombres y sus mutuas relaciones. En él, el halcón le dice al ruiseñor: “¿Por qué chillas, infeliz? ¡Si yo soy infinitamente más fuerte que tú! Tendrás que ir donde te lleve, y de nada te servirá que seas un hábil cantor”. Pero, no sufran: el mismo Hesíodo sostiene que, al final, triunfará la verdad: “Incluso ahora –dice– perseguida en todas partes, sigue secretamente a los hombres y trae la desgracia al que la combate”.

 

14 comentarios
  1. Manuel Villa
    Manuel Villa Dice:

    Los jueces elegidos por los jueces es trasladar la lucha de partidos al CGPJ, y dejar al tercer poder del estado en manos de una élite. Con dos partidos para conseguir los 210 diputados requeridos, éstos no se ponen de acuerdo. ¿Qué ocurrirá cuando para alcanzar los 210 diputados se tengan que poner de acuerdo seis partidos? La solución para la renovación en tiempo y la que dá más garantía de independencia es el sorteo entre los candidatos que cumplen los requisitos. Cualquiera de los candidatos ejercerá las funciones de vocal con solvencia. Los vocales se deberan solo a la ley. ¿Dejar al azar el tercer poder del estado? ¿Y no hay azar en el juez que le toca a uno en un asunto que afecta a la economía o la libertad de uno? ¿A qué esa prevención? Además se evita la bochornosa pretensión del Gobierno que retrata su ansia de mangonear el CGPJ, el TC, … … tratando de zafarse de la justicia que le ha de llegar.

    • Ignacio Gomá Lanzón
      Ignacio Gomá Lanzón Dice:

      No le digo que no. El artículo refleja el estado de la cuestión, no entra en soluciones. Cabría decir, no obstante, que el sistema anterior a la reforma de la LOPJ en 1985 no establecía que al CGPJ lo nombraran sólo los jueces, sino que estos nombraban a una parte y el resto era nombrado por el parlamento. De esta manera, al menos, se rompería la correlación de fuerzas en el parlamento y haría al órgano menos controlable. Estoy de acuerdo que un nombramiento realizado solo por los jueces podría devenir en corporativismo y conflicto de poderes, y también en que un sistema de sorteo entre candidatos podría ser una solución, y así lo propusieron Francisco Sosa Wagner y Mercedes Fuertes, colaborador y patrona de esta Fundación.

      • Manuel Villa
        Manuel Villa Dice:

        Me congratulo que otros hayan llegado a la misma conclusión. Sólo me mueve el dar solución a un problema que tengo ante mis ojos, si se busca independencia y que los vocales no le deban el puesto a nadie. Todo el que quiere intervenir en el nombramiento de los vocales del CGPJ, quiere mangonearlo de algún modo. Se conoció quien iba a ser el Presidente del CGPJ, que eligen los vocales, antes de que hubiesen sido elegidos los propios vocales. La elección de los 12 vocales entre jueces es una elección de la mayoria del CGPJ. Sobre los 8 que la CE fija entre abogados y otros juristas de reconocida competencia -queda en el limbo de las definiciones esa «reconocida competencia»- y que requieren los 3/5 del Congreso y Senado, también se puede hacer por sorteo. Lo de los 10 vocales que eligen Congreso y Senado es una acumulación que se ha hecho en la LOPJ que es contraria a la CE pues ésta contempla 12 y 8. Suman los mismos 20 pero los conceptos son distintos. Los partidos políticos quieren trasladar su proporción en las cámaras al cupo que eligen de estos 8 -también en los otros 12- y la CE no contempla ese cupo en ningún lado. Es una atribución que se han hecho los partidos políticos buscando su propio beneficio y ahora está Pedro Sánchez, como la cantante, «Ahora me ha tocado a mí». Pues no, si queda alguien que quiera salvar la separación de poderes. Quienes incumplen la CE son los Presidentes de Congreso y Senado, que recibidas las listas de candidatos no las han sacado a votación como dice la LOPJ. Los Reglamentos de Congreso y Senado están desactualizados y fijan una lista de 36 candidatos máximo cuando la LOPJ no tiene esa restricción. En Mayo del 2021 la lista era de 48 candidatos. Tanta prisa por renovar y no actualizan los Reglamentos. El evitar el mangoneo del CGPJ, del TC, … o cualesquier otra institución que ha de ser una garantía de justicia para el ciudadano es una razón de estado.

  2. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Lo que nos pasa era previsible. En mi “crónica de la pandemia” , el 20 de diciembre de 2020 “ tengo el siguiente escrito:
    “Hay 3 periódicos que coinciden en sus portadas, titulares y hasta en editoriales, El País, La Vanguardia y El Periódico, todos en una línea de defensa ideológica parecida , actualmente del PS( partido de Sánchez)
    No es casualidad ,por tanto, que el día 27 de septiembre pasado La Vanguardia en un editorial “ El CGPJ y la justicia , bajo sospecha” incluye una argumentación parecida “ Tampoco es ocioso recordar que el CGPJ en funciones no refleja la actual composición de las Cortes Generales , tal como marca la legislación vigente, sino de la época en que era presidente del gobierno el popular Mariano Rajoy, lo cual es a todas luces irregular”.
    La Fundación BBVA en su obra Estadísticas históricas de España recoge el siguiente texto “Considerando la totalidad de la época contemporánea (1808-2000) , España ha padecido una gran inestabilidad política , el 72 por ciento de los Gobiernos han tenido una duración inferior a un año , y más de la mitad( 54 por ciento) no han sobrevivido a losa seis meses de su constitución”.
    En los últimos 5 años ( 2015/19) hemos tenido 4 elecciones generales, con cambios enormes en las cuotas de los partidos y los que vienen pueden ser hasta más radicales. Hay que tener en cuenta que la actual “tranquilidad social” obedece principalmente a que se está cubriendo el exceso de gasto social sobre los ingresos públicos con crédito exterior pero esto tiene un límite, un coste y un fin, como lo están señalando todos los economistas e instituciones más solventes.
    Es previsible que cuando llegue la hora del ajuste de gastos y la gente vea cómo se le reduce otra vez su renta y su futuro, la reacción social dará lugar a otra época de convulsión política y de cambios importantes.
    ¿Sería deseable como dicen estos editoriales que “lo regular” es que, después de cada elección y con el correspondiente cambio de composición de las Cortes Generales, el CGPJ se adapte en cuotas a la composición del nuevo Parlamento o será más útil para los ciudadanos y la calidad de nuestro sistema judicial , que los jueces y los fiscales, tengan mas independencia de la clase política, como denuncia la Comisión Europea?
    Y por cierto¿ por qué está dirigiendo este proceso un partido que en las últimas elecciones ha comprobado el rechazo de los ciudadanos a su programa, si no nos representa .? “
    Desde entonces las cuotas de los partidos se han ido modificando tanto que alguno ha desaparecido.

  3. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    ( sigue ) “El control partidista de las instituciones deriva del camino hacia un régimen autoritario que tomaron Sánchez y el “sector político, informativo e intelectual” que le apoya en el que las instituciones y la justicia están en manos de los dirigentes políticos, contradictorio con la democracia y con el sistema político de la UE .
    Continuará intentando controlar las áreas que no domina y especialmente las que mantienen su independencia, sometiéndose exclusivamente al cumplimiento de la ley y sus obligaciones.
    Y el autoritarismo y la manipulación informativa se irán acentuando cuando el desastre social y económico se vaya extendiendo entre los ciudadanos.
    Mientras estemos en la Unión Europea los demócratas tendrán protección y a ella tienen que acudir si quieren mantener la calidad de la democracia y antes de que cuando la gran crisis nos lleve a una situación límite, nos propongan como solución separarnos de la Unión Europea.”
    El magistrado D Francisco Pleite Guadamillas en su artículo “Hacia una justicia común Europea” que publicó en varios medios incluyó este texto sobre la sentencia que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó el 24 de junio de 2019 sobre incumplimiento de Polonia “ que suponen un gran avance en el proceso de integración europea. Más allá de las declaraciones programáticas y los Tratados el Tribunal de Justicia ha desarrollado los requisitos imprescindibles que deben reunir los sistemas judiciales en los países europeos”.
    ”El Tribunal de Justicia considera que todo órgano judicial de los estados que componen la Unión Europea que interprete y aplique el Derecho de la Unión tiene que estar garantizada su independencia. Los órganos judiciales deben desarrollar sus funciones con plena autonomía sin estar sometidos a ningún vínculo jerárquico o de subordinación y recibir órdenes o instrucciones de ningún tipo, debe estar protegido de injerencia o presiones externas. Las garantías de independencia e imparcialidad se extienden a los nombramientos, a la duración del mandato y a las causas de recusación y cese de sus miembros y, sobre todo, a la inamovilidad para garantizar la libertad de los que tienen la misión de juzgar. La independencia exige que las normas que rigen el régimen disciplinario de los jueces y magistrados otorguen las garantías necesarias para evitar cualquier riesgo de que dicho régimen puede utilizarse como sistema de control político de contenido de las resoluciones judiciales”

  4. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Hay medios que han pasado de ser motores hacia un sistema democrático a cómplices de su destrucción.
    Si llegamos a tener independencia judicial y el perfil de una democracia plena, se deberá principalmente a los jueces, fiscales y sus asociaciones y al sector político e intelectual que la han defendido y no al sector informativo e intelectual que ha estado defendiendo a Sánchez en su proceso de desmantelamiento del estado democrático y de la consolidación de un régimen autoritario. Me alegro que Hay Derecho publique artículos como el de Ignacio, para justificar la relevancia para la sociedad de tener un poder legislativo independiente de los vaivenes políticos y de la presión mediática. Y , especialmente , quiero mostrar el agradecimiento a los jueces que están dirigiendo un combate por su independencia , vital para mantener nuestras libertades y la calidad del sistema democrático, en una sociedad que parece desconocer los fundamentos de su futuro.

  5. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Querido Ignacio: la cuestión de base es la efectiva y real separación de poderes inexistente desde hace ya mucho tiempo en que los «ejecutivos» controlan al legislativo (listas cerradas y mandato imperativo inconstitucional) y al judicial (nombramientos, privilegios y sueldos).
    No sólo eso, los ejecutivos controlan a los cuerpos del Estado (que no del gobierno) por las mismas vías presupuestarias y de nombramientos. Incluso controlan la Jefatura del Estado y sus silencios clamorosos.
    ¡Qué decir de las «ideologías» impuestas por adoctrinamiento sectario (partidario o desde la propia UE)!
    Desde el momento en que los servidores del Estado se clasifican en «conservadores», «progresistas» o cualquier otro sector ideológico… Que el gobierno de la Nación se proclama «feminista» en contra de la propia Constitución, Que los servicios públicos supuestamente imparciales y neuitrales, actúan muchas veces como activistas políticos… y no pasa nada.
    ¿Qué podemos decir sobre el tema que propones? Pues simplemente que hay que cambiar radicalmente todo el sistema político que nos han ido colocando desde representaciones políticas irreales ajenas a los ciudadanos, discriminatorias e inconstitucionales (diferencia del valor del voto, según los casos), imposibilidad de revocación de mandatos o delegaciones a los diputados, engaño deliberado en los programas políticos (el contrato entre electores y elegidos) o forma de elección de responsables públicos. Añádele a eso el caos jurídico, la vulneración permanente de la Constitución, la omisión del ejercicio y responsabilidad funcional de los cuerpos del Estado en su control de las acciones del gobierno y una sociedad anómica (Dlamacio Negro) preparada en forma «pánico» para asentir resignadamente lo que le echen y no me extraña que la melancolía haga estragos entre quienes aún creemos en valores y principios, ahora prostituidos por teorías acientíficas y dogmáticas…..
    Pero el esfuerzo merece la pena para quienes aún reconocen lo que significa la palabra «conciencia».
    Un abrazo.

    • Ignacio Gomá Lanzón
      Ignacio Gomá Lanzón Dice:

      Querido O,Farrill: No nos queda otra que resistir, concienciarnos y votar, aunque este instrumento democrático, que no es el único, tiene ahora menos opciones porque parece que volvemos al bipartidismo

  6. Agustin
    Agustin Dice:

    Un artículo muy interesante y clarificador.
    Gracias.
    Van a publicar algún articulo comentando el archivo por el fiscal del caso mascarillas del Ayuntamiento de Madrid ?
    Por lo que se ve solo seguirán imputados los 2 pringados que ya lo estaban inicialmente.
    Es decir, para el señor fiscal «es irrelevante» quien les puso en contacto o les facilitó la contratación a dedo con el Ayuntamiento.
    Se ve, según su «argumento» que ellos mismos llegaron al Ayuntamiento, redactaron el contrato ellos mismos y se fijaron una comisión de 6 millones de euros (si, también ellos mismos).
    Ahajjajjjajajajajaja.
    Y nadie más tiene responsabilidad. Para flipar.
    Hace unos días también se archivo el caso del hermanisimo e ídem
    Jo, que casualidad, eh ?
    Todos se archivan ?
    Que verguenzaaaaa !!!

  7. Agustin
    Agustin Dice:

    Se ve que el día que en clase de Derecho Penal I cuando explicaron la figura del cooperador necesario alguien faltó a clase.
    Cooperador necesario: sujeto sin el cual el autor no habria podido cometer el delito.
    Ahora que cada uno juzgue quien/es son el cooperador necesario en ambos casos.

  8. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    ¿ Puede un país ser miembro de la Unión Europea sin independencia judicial.?
    La posición de los jueces tiene, además del soporte de nuestra experiencia histórica , la necesidad de cumplir los compromisos de una unión política en la que sus miembros han de tener un nivel mínimo de calidad democrática para continuar en ella.
    Este 18 de junio los medios recogían la información de que “ Ucrania logra el estatus de país candidato a la UE “ con condiciones”. Entre ellas la puesta en marcha de un sistema judicial mínimamente confiable e independiente y mejoras en la lucha contra corrupción. La Comisión pide una nueva legislación sobre el Tribunal Constitucional y sobre la selección de miembros del Consejo Superior de Justicia .
    El 16 de enero de este año se celebró un referéndum en Serbia para reforzar la independencia judicial “sobre una enmienda constitucional que pretende despolitizar la justicia eliminando el rol del Parlamento en la elección de jueces y fiscales, para acercar así el país a la Unión Europea( UE) . De prosperar esta consulta – como esperan los analistas ,el país balcánico modificará varios artículos de su Constitución para elegir a jueces y fiscales mediante órganos compuestos por profesionales y no por los diputados del Parlamento” ( La Vanguardia ).
    Se aprobó con más de un 60% de votantes.
    Parece que los serbios han entendido mejor que nuestros políticos y los influyentes medios que los protegen en su deriva autoritaria, lo que nos pide la UE.

Los comentarios están desactivados.