Libros de texto, censura y adoctrinamiento

Hace algunas semanas se planteó una nueva batalla en la guerra cultural en la que también venimos enfangando a nuestra tullida educación. Este último episodio se desató cuando primero la Presidenta de la Comunidad de Madrid, y luego la Consejera de Educación de Murcia, declararon que iban a movilizar a las inspecciones educativas para acabar con los «contenidos sectarios» de los libros de texto, velando porque no haya «adoctrinamiento».

Si nos aproximamos a esta polémica con las lentes del jurista, la primera preocupación es saber a quién corresponde elegir los libros de texto y si un Gobierno autonómico puede realizar una labor de supervisión del contenido de los mismos. Pues bien, la respuesta a estas preguntas se encuentra en la Disposición Adicional Cuarta de la LOE. Su primer inciso reconoce que serán los órganos de coordinación didáctica de los centros públicos los que seleccionarán los libros de texto y demás materiales en ejercicio de su autonomía pedagógica. Sin que ello pueda sujetarse a autorización administrativa previa, como aclara el segundo inciso.

Ahora bien, este precepto prescribe que los materiales docentes «deberán adaptarse al rigor científico adecuado a las edades de los alumnos y al currículo aprobado por cada Administración educativa. Asimismo, deberán reflejar y fomentar el respeto a los principios, valores, libertades, derechos y deberes constitucionales, así como a los principios y valores recogidos en la presente Ley y en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, a los que ha de ajustarse toda la actividad educativa» (llama la atención, por cierto, que el legislador haya incluido que se respeten también los principios de la Ley de violencia de género, poniéndolos al mismo nivel o como si no estuvieran ya presentes entre los valores constitucionales…).

En cualquier caso, en lo que ahora interesa, el apartado 3º de esta disposición le encomienda a la Administración educativa entre sus facultades de inspección «la supervisión de los libros de texto y otros materiales curriculares», velando por «el respeto a los principios y valores contenidos en la Constitución y a lo dispuesto en la presente ley».

Por tanto, prima facie, ¿está habilitada la Administración educativa para realizar estas labores de supervisión frente a contenidos “adoctrinantes” que potencialmente se puedan recoger en libros de texto? Parece que sí, sobre todo porque, como se ha dicho, de acuerdo con la ley la labor inspectora de la Administración no se limita a controlar el rigor científico de los materiales y su adecuación al currículo, sino también que los mismos respeten los principios y valores constitucionales. Y el Tribunal Supremo ya nos recordó en relación con la asignatura de educación para la ciudadanía que uno de los límites de la configuración de los contenidos educativos es la prohibición de adoctrinar, sobre todo allí donde estemos ante «planteamientos ideológicos, religiosos y morales individuales, en los que existan diferencias y debates sociales», pero sin que ello impida que el Estado pueda informar sobre el pluralismo de nuestras sociedades (STS, Sala 3ª, de 11 de febrero de 2009).

Ahora bien, de aquí también se extrae una pauta clara para la Administración educativa: no puede considerar adoctrinamiento aquello que sea explicación de la diversidad de planteamientos morales y sociales que hay en una sociedad plural como la nuestra. Por tanto, por mucho que la Administración educativa esté habilitada para supervisar los libros de texto, este control en ningún momento podrá legitimar un juicio censor, basado en valores o ideales distintos a aquellos que se deducen de forma estricta del texto constitucional. Pesa, a mi entender, un estricto deber de neutralidad por parte de la Administración en este punto. De manera que sólo podrá reaccionar frente a casos extremos, en los que resultara evidente que se ha abandonado cualquier pretensión educativa para entrar en un ámbito puramente ideológico (adoctrinador) que no resulte conforme con los valores constitucionales (porque, además, adoctrinar en estos ideales -es decir, en el respeto y el cultivo de los valores constitucionales- sí que resulta legítimo). Fuera de esos supuestos excepcionalísimos, según dijimos, es a los centros a los que corresponde seleccionar los materiales que consideren adecuados en ejercicio de su autonomía pedagógica, que es concreción de la libertad educativa y de la propia libertad de cátedra de la que disfrutan los profesores.

Más allá, este debate jurídico no puede esconder el gran elefante que tenemos en la habitación: como he comenzado señalando, hemos convertido la educación en un campo de batalla para las guerras culturales que alimentan la polarización política. Trágico.

6 comentarios
  1. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Sobre el interés de los políticos en controlar la educación en un artículo , nada menos que del 14-12-1993“Una manera rápida de eliminar el déficit público: reducir los gastos electorales” ver https://hayderecho.com/2017/06/11/25-anos-de-corrupcion-en-espana-en-que-hemos-cambiado/ ) aclaraba la diferencia entre corrupción estructural y de personas ( o puntual )
    La primera es propia de democracias del tercer mundo en el que se apropian en su provecho los gestores políticos de los recursos de los ciudadanos. En la red clientelar general “hay que incluir los gastos dedicados al control de la educación, la cultura y la información en beneficio de la clase política dirigente. El coste económico del control de estos sectores que sirve para dirigir la sensibilidad de los ciudadanos introduciendo un mensaje continuo en el cuerpo social, que propiciará la decantación de los futuros votantes a la filosofía del partido en el poder y en paralelo el rechazo de las otras opciones políticas competitivas” …”…al control de la enseñanza con el objetivo de conseguir personalidades afines al ideario político dirigente con independencia y, muy a menudo, en contradicción con los intereses del sector estudiantil”.
    Os voy a poner como ejemplo esta reflexión de F Garcia Cortazar “Un error de la Transición de Suárez, que luego nadie pondría empeño en reparar, fue entregar a las Comunidades Autónomas la palanca ideológica de la Historia. Se regaló el pasado a las Autonomías y estas se lo quedaron. El sistema educativo dejó de hacer ciudadanos españoles para hacer catalanes, vascos, andaluces, gallegos, valencianos… en ocasiones a costa de enfrentarlos con la ayuda de una gigantesca manipulación de los libros de texto a mayor gloria de la Consejería de Educación encargada de supervisarlas.

  2. Manuel Villa
    Manuel Villa Dice:

    Los Exámenes de Estado al final de cada ciclo: Primaria, ESO, Bachillerato, permiten una corrección del sectarismo introducido en la enseñanza. En realidad, dan igual los textos que se usen. El que no aprueba no pasa de ciclo. No es nuevo, ya hemos vivido los tres exámenes los que tenemos una cierta edad. Ya se cuidarán los padres de que no se adoctrine a sus hijos si ello les conduce a tener que repetir el examen. Los inspectores de la Alta Inspección de Educación no solo han de ser claros defensores del Estado sino sobre todo de la verdad, sin el menor sectarismo, que nos es común al conjunto de los españoles. De otro modo, la decadencia es imparable. En ella estamos y seguimos cayendo.

  3. O'farrill
    O'farrill Dice:

    TODOS (sin excepción) los servicios públicos del Estado deben ser neutrales e imparciales ya que el Estado (que acoge a todos los españoles sin discriminación…… etc.) no debe serlo.
    Fuera del Estado el pluralismo ideológico o político es una cuestión aparte de carácter privado (no institucional como se pretende).
    Dicho esto, la respuesta de la Comunidad de Madrid a la ofensiva ideológica y doctrinaria del gobierno y sus aliados clentelares, me parece lógica y ejemplar. El Estado y sus AA.PP. no están para crear «fieles» ideológicos a dogmas y teorías que, además, son acientíficas, sino para dotar de instrumentos y herramientas de conocimiento realmente científico contrastado.
    En este aspecto, por mucho que las leyes inconstitucionales digan una cosa y la contraria sólo sirven para distraer de la realidad: el adoctrinamiento más o menos directo de acuerdo con las ideologías de quienes son tutores y profesores e incluso de quien edita los libros de texto. Una aberración que debería evitarse de inmediato.
    La tendencia no es sólo a adoctrinar clientelarmente, sino a profundizar en la ignorancia para implantar teorías absurdas y despropósitos sociales para liquidar los escasos valores, principios y creencias que aún mantienen en pie a las naciones.

  4. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    De mi “crónica de la pandemia” y sobre los defectos estructurales de nuestro sistema , os extraigo estos textos con referencia a la educación “ el filósofo italiano Nuccio Ordine el que a la cuestión de “lo que nos enseña el coronavirus” responde : La necesidad de una estructura central. En Italia hemos comprendido que la educación y la salud no pueden ser delegadas a los gobiernos regionales, cada uno con su política. En un momento de emergencia nacional, no puedes crear 26 dispositivos para arreglar el problema. Italia sufre una tendencia a regionalizar la escuela y la salud ,es un error gravísimo. Son los dos pilares del desarrollo de la sociedad.”
    Ramon Tamames: “ Hemos creado una compartimentacion de mercado , de manera que hay 17 mercadillos, sistemas sanitarios, ….Nos hemos pasado de rosca con el Estado de las autonomías. No significa que haya de suprimirlo, sino respetar la idea original, no crear 17 estados dentro del Estado español. ( 23/7/2014) .
    .La educación y la sanidad se tendrían que haber preservado. Pero se cedieron pensando que eran pecata minuta y no lo son “.
    Juan Velarde , sobre las reformas necesarias: lo primero es eliminar las trabas administrativas para montar una empresa y unificar el mercado interior español. No es admisible que tengamos 17 legislaciones diferentes. Esta es la gran reforma pendiente de nuestra economía. Un informe del Banco Mundial del pasado año decía que no era admisible un mercado interno tan heterogéneo en España y que ello lastraba nuestra economía enormemente. Luego un gran pacto educativo.
    Para que podáis apreciar las consecuencias de este control , tenemos un ejemplo cercano en tiempo y en geografía .
    El control de la enseñanza, la cultura y la información, durante tanto tiempo, permite justificar que Cataluña cuente con la clase política más incompetente, inmadura, irresponsable, autoritaria y extractiva de la UE y que ,a pesar de su nefasta gestión, continúan votándoles El 4 de marzo de 2021 centenares de entidades se solidarizaron con el manifiesto ¡Basta ya! contra la degradación de Cataluña. “Reclamamos un Gobierno que defienda la economía productiva, el empleo y el Estado de bienestar; que sitúe la recuperación económica y la cohesión social como su objetivo principal; que mantenga el orden, es decir, que garantice el libre y pacífico ejercicio de los derechos y libertades para todo el mundo, y el normal funcionamiento de las instituciones; y que dé seguridad jurídica “.
    Es el retrato de un “gobierno fallido” ya que la Generalitat ha fracasado en aspectos fundamentales de los ciudadanos: economía, bienestar social, derechos y libertades, seguridad jurídica.

  5. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Pero el fracaso de la gestión de la Generalitat es responsabilidad de la sociedad que la ha votado reiteradamente y del inmenso error del desarrollo de nuestro régimen autonómico, totalmente injustificable en una etapa con tanta posibilidad de obtener una información veraz y competente, como la proporcionada por nuestros grandes expertos.
    Por eso en mi libro “Sobre lo que he aprendido escribiendo de política y economía” recojo los textos siguientes :
    “Un pueblo que no ha sabido escoger, controlar ni corregir a sus dirigentes, no merece quejarse de los fracasos de su gestión”.
    “Mientras los grandes países europeos pasaban a convertirse en una especie de provincias de un nuevo Estado, para asegurar el futuro económico y social de sus pueblos, nuestro país continuó un proceso contradictorio con las obligaciones que habíamos asumido como socios de un proceso de integración política y económica. Y generó, en paralelo a la creación de nuevos órganos y funciones supranacionales con sus costes correspondientes, una estructura territorial inadecuada e inviable económicamente que desarrolló una fragmentación legal contraria a los fundamentos económicos y al régimen constitucional comunitario”. En
    https://www.notariosyregistradores.com/web/secciones/opinion/daniel-iborra-sobre-lo-que-he-aprendido-escribiendo-de-politica-y-economia/*

  6. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Una de las causas principales de este fracaso de Cataluña está en la falta de competencia y de calidad democrática de sus gestores públicos De “La dictadura de la incompetencia” de Xavier Roig ( Avui.Univ.Barcelona..) os adjunto los siguiente textos sobre la preparación técnica de los políticos catalanes y de la educación que recibieron “..Los parlamentarios catalanes provenientes del sector público no son de nivel alto… Ahora, de gente que ha trabajado en «cuestiones sociales», culturales y solidarias.. hay de todos los tamaños y de todos los colores… ….. ¿cómo quieren ustedes que las leyes que promulgan determinados parlamentos sean las que una sociedad moderna necesita? Nuestra sociedad no sólo debe encarar los fabulosos problemas que plantea la globalización, también debe encontrar soluciones para superar un montón de situaciones complejas que se le presentan cada día y que son cada vez más retorcidas.¿De verdad creen que estos parlamentos aprobarán fácilmente reformas de la función pública que se adapten al individuo libre e independiente ¿ A alguien le ha pasado por la cabeza , aunque sea por la antesala del cerebro, que un parlamento de este tipo pueda dictar leyes capaces, de estimular la competitividad , de asegurar una educación libre que fomente el espíritu crítico e inconformista, de defender los intereses de las empresas y de los trabajadores no de los puestos de trabajo, que es la obsesión del funcionario y su internacionalización y movilidad?… Necesitamos unas leyes que ayuden a la sociedad a prepararse para encarar eficazmente los retos del futuro…. .“Pues bien, estamos ante un Parlamento – el de Cataluña, por ejemplo- que no sirve y es peligroso. ¿De qué me sirve tener parlamentarios de derechas y de izquierdas si no hay ninguno que sepa hacer las leyes que necesito, porque no tienen ni idea de lo que necesito? ” ( traducido).

Los comentarios están desactivados.