La larga mano del gobierno en Indra

Uno de los elementos característicos de nuestro tradicional clientelismo político es la falta de  dirección pública profesional en nuestro sector público. En la Fundación Hay Derecho hemos estudiado este fenómeno, que supone que cada vez que hay un cambio de Gobierno -o incluso de Ministro dentro del mismo Gobierno- cambian los directivos de las empresas públicas de nuestro país, ya se trate de Renfe, Correos, ADIF o INECO, por citar algunas de las más conocidas. No es un problema menor, dado que conlleva falta de profesionalidad (recordemos que el actual Presidente de Correos Juan Manuel Serrano Quintana, era con anterioridad jefe de gabinete de Pedro Sánchez en el PSOE, y por supuesto carecía de experiencia previa de gestión no ya en el sector sino en general) e inevitablemente,  falta de capacidad de estrategia y planificación, falta de criterio a la hora de elegir al equipo –se suele atender más a criterios de cercanía y afinidad que a criterios profesionales– y, en suma, una excesiva dependencia de directrices políticas. A esto cabe añadirle una excesiva rotación que dificulta o hace imposible mantener el rumbo estratégico de una empresa pública lo que provoca constantes bandazos, curvas de aprendizaje u ocurrencias puras y duras. Todo lo contrario de lo que necesita cualquier empresa, pública o privada.

Esta situación está tan interiorizada por nuestros políticos y nuestros medios de comunicación –yo he oído equiparar a un presidente de empresa pública con un secretario de Estado, sin ir más lejos, a la hora de defender que se trata de nombramientos políticos y que el gobierno puede nombrar a quien le parezca, faltaría más- que ya no sorprende algo que debería de producir un hondo rechazo a la opinión pública. Las empresas públicas no pueden ser juguetes en manos de los políticos de turno; entre ellas hay empresas de infraestructura de gran tamaño, que manejan ingentes presupuestos o/y que emplean a miles de trabajadores. El que sistemáticamente sean dirigidas por gestores poco profesionales, sin ninguna experiencia previa en el sector, sin la formación necesaria, sin capacidad de gestión y sin más aval que la proximidad al partido político de turno supone, en el mejor de los casos, que se mantenga a duras penas lo que hay o, en el peor,  que se empeore sustancialmente.

Este fenómeno, por supuesto, se produce con Gobiernos de uno y otro signo, dado que al final tanto el PP como el PSOE consideran este tipo de puestos como botín a repartir, máxime cuando se trata de los puestos mejor pagados del sector público, con sueldos muy por encima del que tiene el Presidente del Gobierno o sus ministros; el sueldo del Presidente de Correos es de unos 200.000 euros, por ejemplo. De ahí también que los nombres de los agraciados se repitan siempre cuando llega al poder el partido al que son afines, lo que provoca el fenómeno de que las mismas personas salten con desenvoltura de una empresa pública a otra, con independencia del sector. Es el caso, por ejemplo, de Marc Murtra, actual Presidente de Indra y persona cercana al PSC, que ha ocupado diversos puestos políticos y también ha sido directivo de entidades públicas durante el Gobierno de Rodríguez-Zapatero. ¿Directivos de amplio espectro o más bien políticos metidos a gestores?

Bien, dirán ustedes, pero eso, siendo muy lamentable, pasará sólo en las empresas públicas que son aquellas en las que el Estado (o las CCAA o los Ayuntamientos) tienen la mayoría del capital, es decir, más del 50% de las acciones. Pues la respuesta es que no. Pasa también en empresas privadas en las que el Estado tiene una participación, sobre todo si es significativa o si el accionariado está muy disperso. Existen, efectivamente, una serie de empresas en las que la participación del Estado (a través de SEPI, la Sociedad estatal de participaciones industriales) es minoritaria, pero relevante. Son nueve empresas, entre ellas Red Eléctrica (participación del 20%), Hispasat (7,41%) Enresa (20%)o Indra (18,41%). Son empresas teóricamente privadas, pero llama la atención que, en todas ellas, el Gobierno utiliza la misma lógica: designar al máximo responsable con criterios de afinidad o proximidad política aunque coticen en Bolsa, como es el caso de Indra, con los consiguientes riesgos para los accionistas. De hecho, este tipo de decisiones políticas no suelen ser bien recibidas en Bolsa, como ocurrió con el propio nombramiento de Murtra, si bien al final se nombró presidente no ejecutivo precisamente por la inquietud desatada por su designación. Otro caso similar ha sido el de Red Eléctrica, presidida en la actualidad por la ex Ministra de Vivienda con el PSOE  y registradora de profesión, Beatriz Corredor.

El último episodio por ahora, siguiendo con esta misma lógica político-clientelar, ha sido  la destitución de cinco de los ocho consejeros independientes de Indra que se oponían al interés del Gobierno de controlar el Consejo en una maniobra que parece más propia de pasillos o de despachos del partido que de empresas cotizadas. Efectivamente, resulta que varios accionistas –algunos próximos al Gobierno, Amber Capital, dirigido por Joseph Oughourlian que es también el máximo accionista de Prisa y Sapa Placencia, dirigido por Jokin Aperribay, presidente de la Real Sociedad- se han puesto de acuerdo entre bambalinas para tomar el control de la sociedad y, de paso, quitarse de encima  a  consejeros independientes molestos. Mientras esperamos que la CNMV tome cartas en el asunto conviene no olvidar que de aquellos polvos vienen estos lodos. O empezamos a tomarnos en serio la dirección pública profesional en el sector público y exigimos que cese el reparto del botín partidista en los máximos puestos directivos  o terminaremos convirtiendo empresas privadas estratégicas que cotizan en Bolsa instrumentos al servicio del Gobierno de turno. Por el camino se quedarán inevitablemente los buenos directivos, los consejeros independientes y probablemente los resultados. Normal que a la Bolsa no le gusten este tipo de aventuras: son impropias de economías avanzadas y  no auguran nunca nada bueno.

3 comentarios
  1. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Pues es lo que hay. Y no sólo en las empresas públicas o semipúblicas (ese híbrido tan conveniente), sino en todo el mundo corporativo privado que es «okupado» sin ningún escrúpulo.
    Desde empresas, al mundo académico y universitario, pasando por colegios profesionales y asociaciones del mismo tipo, sindicatos, medios de comunicación, etc. resuena en la política clientelar ese ¡colócanos a tóoooossss…! Es la sovietización de europa, incluso más profunda (según Gorbachov) que la antigua URSS.
    Un saludo.

  2. Herminia Peraita
    Herminia Peraita Dice:

    Lo que describes, Elisa, no por suficientemente conocido deja de ser absolutamente escandaloso. Personalmente creo que es una de las principales lacras de este país nuestro, pues además parece ser aceptado por una gran mayoría de la sociedad. Es tan escandaloso dar un puesto a dedo a un amiguete, por la módica cantidad de 200.000 E. al año, es tan ofensivo para la gente que se pasa años de su vida estudiando para apenas llegar a los 3.000/5.000 euros al mes, con responsabilidades enormes (como por ejemplo un cirujano de un gran hospital, entre otros muchos), que no se entiende cómo no hay muchas más protestas por este tema.
    Una pregunta a bote pronto: ¿esto lo conocen las instituciones europeas pertinentes? ¿no está considerado como corrupción sistémica?

  3. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Lo que cambia de estar en la oposición o en el Gobierno.
    Pedro Sánchez, al PP: «¡Basta ya del capitalismo de amiguetes!»
    La Vanguardia 26/10/2014

    Cuenca, 26 oct (EFE).- El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha exigido hoy al PP que asuma su responsabilidad y dé explicaciones por las últimas imputaciones por casos de corrupción que ha resumido como un «capitalismo de amiguetes» que ha hecho «mucho daño» a un pueblo «decente, trabajador y honesto» como el español.
    «¡Basta ya del capitalismo de amiguetes que tanto daño ha hecho a un país honesto, trabajador y decente como es el español. Es la hora de devolver la decencia a la política española. ¡Basta ya!», ha proclamado Sánchez en el acto de presentación del candidato socialista a la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, celebrado en el Teatro Auditorio de Cuenca.
    El secretario general del PSOE ha pedido el fin de los «engaños y los fraudes» y la vuelta a la «decencia y la limpieza política».

Los comentarios están desactivados.