Primer Informe sobre el Estado de derecho en España 2018-2021

Despedida del presidente (en la tormenta perfecta)

El despotismo, peligroso en todos los tiempos,
resulta mucho más temible en los democráticos.
No hay país donde las asociaciones sean más necesarias
para impedir el despotismo de los partidos o la arbitrariedad del príncipe,
que aquel cuyo estado social es democrático”

Alexis de Tocqueville (La democracia en América)

 

El 14 de noviembre de 2015, hace 7 años, tomaba posesión como presidente de la Fundación Hay Derecho. Había sido nombrado por “cooptación” entre los patronos, a la vista de que, tras unos infructuosos intentos, no nos había resultado fácil encontrar una personalidad mediática y relevante que además pudiera ejercer una presidencia activa y comprometida. Al final se decidió que fuera uno de los patronos fundadores y yo estaba en ese momento de vicepresidente.

Ayer, 20 de diciembre de 2022, cesé en tal función por voluntad propia, nacida de una reflexión surgida de la conveniencia de no dilatar la presencia de las personas en los cargos, por el apego y acomodo que estos suelen producir y, a su vez, por el riesgo de caer en un conservadurismo de gestión excesivo. Los patronos fundadores no tenemos plazo de duración por lo que la salida debía salir de mi mismo, si no quería que la iniciativa saliera de los demás.

No es un cambio decisivo en la Fundación porque en ella el presidente es un primum inter pares cuya función, aparte de las formales, es básicamente representar a la Fundación, aunar voluntades, mediar en las discrepancias y expresar, lo más bellamente que pueda, los elevados ideales de la fundación.

Durante estos años (no yo, sino la Fundación) hemos trabajado denodadamente por una idea esencial: es fundamental para el progreso de las naciones un Estado de derecho y unas instituciones fuertes que den seguridad política y económica y que permitan el progreso, facilitando que lo mejor sustituya a lo bueno y que lo antiguo e ineficiente desaparezca para dar paso a lo más eficiente, al tiempo que se respetan los derechos individuales en un sentido amplio. En lo que se refiere específicamente a España, hemos centrado nuestros esfuerzos en insistir en la necesidad de que los órganos de control, las agencias y, por supuesto, los poderes del Estado gocen de la independencia necesaria para llevar a cabo su trabajo bajo una premisa fundamental: no hay verdadera democracia sin Estado de derecho. Y eso significa que el poder debe estar dividido -porque todo poder tiende a abusar- y debe estar sometido a la ley que se impone a sí mismo y a los demás. Montesquieu argumentaba que «todo hombre que tiene poder se inclina a abusar del mismo; él sigue hasta que encuentra límites. Para que no pueda abusar del poder hace falta que, por la disposición de las cosas, el poder detenga al poder». Creer, como se repite incansablemente, que la voluntad popular debe reflejarse en todos los órganos del Estado es tan erróneo como entender que la Justicia se hace por votación o que el controlador debe depender del controlado. Por eso insistía Montesquieu: «Todo estaría perdido, si el mismo hombre, o el mismo cuerpo de los principales, o de los nobles, o del pueblo, ejerciese estos tres poderes: el de hacer las leyes, el de ejecutar las resoluciones públicas y el de juzgar los crímenes o las diferencias entre los particulares.»

A esto se ha dedicado la Fundación todos estos años por medio de miles de posts (uno al día durante años), seminarios, estudios e informes (Tribunal de cuentas, transparencia y tantos otros), para culminar recientemente en la colaboración en el Informe del Estado de Derecho de la UE y la elaboración de nuestro propio Informe este mismo año, sin olvidar los ya consagrados Premios Hay Derecho.

Ahora estamos en un proceso de cambio que ha comenzado con el ingreso de nuevos patronos, amigos y staff para impulsar a la Fundación y que culmina con el cambio de la presidencia de Hay Derecho. Y se hace en el momento oportuno, porque este es un momento decisivo para el Estado de derecho, en el que el sistema ha hecho crisis.

Por supuesto, el problema no es algo reciente ni privativo del partido en el gobierno: viene de antiguo. La politización de los órganos se observa ya en ciertas sentencias del Tribunal Constitucional en los años 80 (sentencia de Rumasa) y en la modificación de la LOPJ para que el parlamento nombrara a todos los miembros del CGPJ. Desde entonces, la situación no ha hecho sino empeorar y el reparto partitocrático por cuotas de todos los órganos esenciales ha sido la norma porque a los dos partidos mayoritarios así les ha convenido, por sí solos o en compañía de los aliados que coyunturalmente han necesitado. Ha sido un modo de vida cómodo para la élite política y aunque constituía un abuso de las instituciones estaba disimulado por la anuencia de todos los implicados.

Sin embargo, el sistema comenzó a romperse con la crisis financiera y la subsiguiente aparición de nuevos partidos que obligaron a los mayoritarios a maniobrar. Podría ello haber incentivado un escenario positivo que permitiera la formación de gobiernos de coalición moderados que acometieran las reformas necesarias; pero lo que hemos tenido son alianzas extremistas que han tensionado el sistema y han hecho decisivo el control total de las instituciones, rompiendo con la tradicional rotación. El otro día decía en un tuit: “Un CGPJ y un TC politizados de derechas quieren evitar que se politice de izquierdas y el Ejecutivo de izquierdas quiere conseguirlo, para lo cual usan medios formalmente correctos y materialmente ilegales cuya valoración dependerá de los primeros (en parte) ¿Cuál es la clave?”. La clave es la politización de los órganos, claro. Unos “bloquean” el nombramiento para que no cambien las mayorías y otros quieren cambiar las mayorías para “desbloquear”. La realidad es que todos quieren controlar los órganos de control, y se tergiversa el significado de las palabras. Realmente, el PP no bloquea, porque no tiene derecho de veto y el que nombra es el Parlamento, no el PP: si se consiguen 210 diputados (los tres quintos, de los partidos que sean) se podrán conseguir los nombramientos deseados. El problema es que el PP no quiere entrar ahora en el reparto partidista porque no le conviene con un gobierno como el que tenemos. Y por ello rompe la abyecta tradición de reparto político de los órganos, aunque, a su vez, por motivos políticos. Y el PSOE, urgido por ciertos compromisos contrarios al interés nacional, desea ejecutar cuanto antes el cambio de poder en los órganos a su favor, que le posibilitará cumplirlos sin engorrosas anulaciones posteriores, como ocurrió con los estados de alarma. Ambos partidos son, obviamente, culpables de haber creado un caldo de cultivo de control partitocrático de las instituciones que, cuando ha llegado una coalición como la que sustenta hoy el gobierno, gravada con importantes hipotecas y con una inquietante deriva iliberal, ha propiciado un choque institucional permanente que pone en peligro todo el sistema, lo que inquieta a la propia UE (Hay Derecho ha remitido, en este sentido, una carta al comisario Reynders).

La situación se ha detenido, de momento, a causa de la resolución del Tribunal Constitucional que paraliza parte del proceso, pero eso no impide necesariamente el resultado final. Además, dicha resolución confirma el problema de fondo, pues resulta extraordinariamente sospechoso que sea la “mayoría conservadora” la que toma la decisión contra la “mayoría progresista”, dando pie a la fácil deslegitimación de un órgano que está destinado a juzgar de acuerdo con la ley y no en función de los intereses de quienes los nombraron.

La reacción de los representantes políticos a esta resolución y las de los días previos ha sido indigna y exagerada, y se han permitido usar sin ambages la retórica deslegitimadora a la que tristemente nos acostumbraron el procés y los partidos antisistema. Pero ya conocen los principios de la propaganda: repetir machaconamente una idea, agrupar a los enemigos bajo un solo símbolo, acumular los acontecimientos para no dar tiempo a reaccionar… Y ya se sabe que «los hombres civilizados son más descorteses que los salvajes porque saben que pueden ser más descorteses sin correr el riesgo que les partan la cabeza”, como decía el escritor de novelas de fantasía Robert E. Howard. La falta de violencia en la ruptura de las instituciones se ve compensada con la verbal, porque se sabe que no habrá violencia física (esperamos).

Pero, tristemente, no estamos hablando sólo de indignidad política. Lo grave es que se pueden producir reformas legales que reducirán, dando un pasito más hacia el precipicio, la calidad de nuestro sistema de controles. Viviremos más arriesgadamente, sin cinturón de seguridad jurídico, sin ABS institucional, y sin pasar ITV del Estado de derecho, porque tales controles serán puramente nominales, unas simples etiquetas de una inexistente alarma puestas en la puerta del piso para avisar los ladrones. Si se “desbloquea” el nombramiento de los miembros de los órganos de control, sin duda se producirán los nombramientos, pero estaremos peor que antes del bloqueo porque si todos los que se nombren responden a la mayoría del Parlamento, ni siquiera tendremos la apariencia de equilibro ni la contradicción de opiniones que el reparto por bloques permitía; simplemente se habrán fusionado los tres poderes en uno.

Y, lamentablemente, no podemos confiar en que la reversibilidad de estas reformas, de ahí la gravedad de la situación. Quizá la despenalización de la sedición o de la malversación tengan vuelta atrás, aunque no es de excluir que, entre tanto, ocurran lamentables accidentes como los de la ley del SI es SI. O incluso que sean buscados de intento, como una posible consulta o llamémosle X que ponga en cuestión la unidad del Estado. Pero, desde luego, la reforma del modo de nombramiento de los vocales del CGPJ es muy difícil de ser revertida, porque el poder que concede al partido en el gobierno es tal que el que venga después difícilmente tendrá incentivos para cambiarlo, como se demuestra con lo ocurrido en los últimos 40 años, pues nadie lo ha hecho a pesar de haberlo prometido.

Me despido de la presidencia en la tormenta institucional perfecta. Estoy seguro que el presidente entrante, Segismundo Álvarez, dejará el estandarte de Hay Derecho bien alto, como corresponde a su capacidad ética e intelectual. La Fundación, bajo su presidencia, seguirá contribuyendo a la mejora institucional en la medida de sus posibilidades aportando sentido común, sensatez, rigor y calma, en la confianza de que la palabra crisis implica decisión, y que una buena decisión puede hacer que tras la tempestad llegue la calma.

Decía Martin Luther King: “Nuestras vidas empiezan a terminar cuando guardamos silencio sobre aquellas cosas que importan”. Yo me callo, pero la Fundación seguirá hablando, porque hoy su voz es imprescindible.

11 comentarios
  1. José Joaquín García-Pando Mosquera
    José Joaquín García-Pando Mosquera Dice:

    Muy breve:
    Faltan palabras para agradecer tu labor y la de la Fundación.
    La actuación desinteresada en pos del bien común refleja una ética sublime, y si a ello se le añade el buen tono y la elegancia con el que os desenvolveis y hacéis participe a quienes os seguimos, el buen saber hacer y la valentía con los que tratáis las cuestiones que nos preocupan, la dedicación (con coste en tiempo y dinero) y la más que notabilisima capacidad intelectual de quienes habéis estado al frente y hecho realidad este proyecto son imposibles de ignorar por quienes nos sentimos también de alguna forma parte del mismo.
    GRACIAS

    Responder
  2. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Querido Ignacio: no sabes cómo sentimos tu marcha todos aquellos que hemos tratado de mantener un debate serio sobre el estado de Derecho através del blog, pero también en actos conjuntos en defensa de valores y principios (la verdad sobre todo) quer se han ido por el desagüe de la pasividad, la comodidad y los intereses personales sobre los públicos.
    Suscribo al 100% tu despedida en cuanto a la gfravedad de la situación, no sólo en España sino en todo ese mundo occidental que pretendía ser ejemplo de democracias reales (no virtuales) para acabar en ideologías aberrantes, dogmas coactivos y totalitarismo orwelliano, donde la soberanía nacional es un espejismo perdido en el caos de «poderes» impuestos por intereses particulares. Es ahí donde se encuentra la clave del arco:en esos «Poderes Salvajes» que tan bien describe Luigi Ferrajoli, capaces de provocar el derrumbamiento de cualquier sistema democrático.
    No es que no exista un estado de Derecho, es que se ha destruído su coherencia estructural y funcional desde la violación y modificación por la puerta de atrás del texto constitucional, sin que las instituciones del Estado y sus muchos «cuerpos» hayan respondido, tal como era su obligación ante la soberanía nacioonal «de la que emanan los poderes del Estado».
    Estamos ante situaciones sonrojantes lejos de la dignidad y ejemplaridad públicas. Con silencios cómplices de difícil justificación. Con «agendas» distópicas asumidas por el nuevo bipartidismo, dentro del pensamiento único globalista. Con crisis creadas artificial e interesadamente por otros que van a vivir de ellas, mientras que la muerte y el dolor tocan a los de siempre.
    En fin, querido Ignacio. Hay que seguir en la brecha y contra corriente. Sólo los cómodos, los cobardes y los egoistas, nadarán siempre a favor de los poderosos del mundo. Los demás somos los nuevos «herejes».
    Un muy fuerte abrazo en esda amistad que nunca perderemos.

    Responder
  3. Ignacio Fernández Larrea
    Ignacio Fernández Larrea Dice:

    Resulta harto complicado glosar a aquellos a quienes se quiere. Y yo quiero a Ignacio Gomá Lanzón, Nacho.

    Llegué a la fundación Hay Derecho hace ya casi cuatro años de la mano de una muy querida amiga, Matilde Cuena, y mi primer contacto fue con su presidente, Nacho, a quien ya conocía por motivos profesionales en su condición de Notario, al igual que también conocía por idéntico motivo a su hermano Fernando, quien también era y es miembro cualificado de la Fundación. Si a ellos sumábamos a Segis, a Rodrigo o a Conchita no parecería sino que me unía a una especie de club notarial, algo que -aun cuando en absoluto me hubiera incomodado, sino más bien honrado- no se ajustaba a lo real.

    Desde esa incorporación he sido testigo privilegiado, en mi también privilegiada condición de patrono de la Fundación, de la labor presidencial de un “hombre bueno”. Un hombre bueno que lo es -como diría Machado- “en el buen sentido de la palabra, bueno”. Si a esa bonhomía se suman cualidades renacentistas de conocimiento jurídico, erudición polifacética y sempiterna curiosidad intelectual, y se añade un maravilloso entorno familiar que se mejora con la referencia del sposus y pater y que a la vez mejora a éste… el hombre bueno es imbatible.

    Igualmente imbatible es la mano izquierda de Nacho. En el toreo al natural, en el que la muleta se despoja de rigidez y su protección se reduce al máximo, el temple deviene esencial, y es esa mano izquierda la que marca la diferencia entre mandar acompasando o quedar al descubierto desluciendo todo lo perseguido. El toreo al natural se fragua con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio. Y ahí Nacho es Maestro, pero Maestro de talla belmontina.

    Son múltiples las ocasiones en las que le he visto tener que lidiar con situaciones complicadas -marrajos en puntas, que diría Fernando- en las que a menudo mediaban los siempre delicados aspectos personales de los afectados, y en todo momento lo ha hecho con exquisitez, con elegante exquisitez. Incluso en aquellas ocasiones en que tenían que adoptarse decisiones “quirúrgicas” siempre ha procurado que el bisturí no sajara en exceso.

    Ahora, como él mismo dice, estamos en un proceso de cambio en la Fundación y eso debe llevar a replantearnos personalmente nuestras posibilidades de aportación real a la misma, porque nada resulta de mayor lastre para una organización que la presencia en su seno de quienes no aporten ya real y efectivo valor añadido. En esas entiendo que estamos, y ahí radica la generosidad de Nacho, pues pese a no encontrarse en esa situación sino en la contraria, ha decidido renunciar a la presidencia si bien manteniendo -gratias deo- los vínculos orgánicos con la Fundación.

    ¿La Fundación lo echará de menos como Presidente? Sin duda. Todos somos prescindibles, pero es verdad que algunos son menos prescindibles que otros, y Nacho se coloca en esa categoría.

    Afortunadamente, muy afortunadamente, su sucesor en la presidencia, Segismundo Álvarez, se sitúa también como integrante de esa élite ética e intelectual que tanto necesitamos en nuestra sociedad civil, y desempeñará su labor presidencial con la auctoritas a que nos tiene tan acostumbrados.

    Larga vida a la Fundación Hay Derecho.

    Ignacio Fernández Larrea
    Patrono de la Fundación Hay Derecho

    Responder
  4. JMC
    JMC Dice:

    La verdad que la despedida es una panoplia de perlas antidemocráticas y defensa de unas posiciones hacia un partido político que usa las instituciones a su albur y se le intenta disculpar, dónde ha quedado el principio de legitimación democrática STC 6/1981, de 16 de marzo.
    El Tribunal Constitucional no está para juzgar con respecto a la Ley sino a la Constitución, a la que se deben adecuar las leyes, en fin, se agradece sus servicios pero la crítica siempre debe ser aceptando las reglas de la Democracia, para mejorarla y no para vilipendiar la legitimidad democrática.
    El sistema de nombramiento del CGPJ y de los y las magistradas del TC debe responder al mandato del art. 1.2 de la CE, o es que los funcionarios de la Administración Civil del Estado son los que deberían elegir al Gobierno de España? Vaya, vaya!
    Lo primero es tener respeto por el pueblo soberano, del que emanan los Poderes del Estado o esto es sólo una consignación en la CE sin valor jurídico alguno?
    Que el sistema es mejorable, sin duda ahí están las disfunciones ostentosas. La más reciente la de los magistrados del TC afectados por la reforma legal (que sí, que estaba mal hecha, cuándo cambiaremos el Reglamento de las Cortes que permite, vía enmienda modificar otra ley que nada tiene que ver con la proposición o proyecto de ley que se está tramitando? esto viene de antigüo…), pero, lo que sí le debemos procurar lo que ya expuso don Rafael Jiménez Asensio en su post del 5 pasado, a los magistrados del TC: competencia, lealtad e imparcialidad, les debemos pedir, y a los elegidos en el CGPJ también, porque todos y todas tenemos ideología, pero para esos cargos si no priman esos atributos por encima de la ideología, y, sobre todo, la imparcialidad, estamos perdidos.
    A pesar de no estar muy conforme con su post de despedida, le deseo unas felices fiestas, salud y que sea feliz! y le agradezco su esfuerzo al frente de Hay Derecho.

    Responder
    • Ignacio Gomá Lanzón
      Ignacio Gomá Lanzón Dice:

      Estimado JMC, le agradezco sus deseos de felicidad y, a la vez, le muestro mi extrañeza ante esta frase de su comentario: «La verdad que la despedida es una panoplia de perlas antidemocráticas y defensa de unas posiciones hacia un partido político que usa las instituciones a su albur y se le intenta disculpar». ¿Perlas antidemocráticas? ¿Defensa de un partido? O no se ha leído el artículo o es usted un asesor político deseoso de hacer méritos. Es verdad que no deberían usarse argumentos «ad hominem», pero es que sus consideraciones o «argumentos» tienen tal generalidad y falta de rigor que es inútil contrarrestarlos (puede leer en este blog literalmente miles de argumentos que justifican lo que digo) y, además, esa generalidad y esos ataques innecesarios hacen sospechar que su deseo no es conocer la realidad sino que la realidad se adapte a su necesidad. Pero también le deseo Feliz Navidad, que no falte. Saludos.

      Responder
      • JMC
        JMC Dice:

        La verdad es que poner etiquetas a las personas que discrepan de su artículo no ayuda a crear debate y a mejorar el clima existente en las principales instituciones jurídicas del Estado, a través de la reflexión.

        Saludos pues!

        Responder
  5. JMC
    JMC Dice:

    Faltó esto en mi comentario anterior, después de: *La más reciente la de los magistrados del TC afectados por la reforma legal (que sí, que estaba mal hecha, cuándo cambiaremos el Reglamento de las Cortes que permite, vía enmienda modificar otra ley que nada tiene que ver con la proposición o proyecto de ley que se está tramitando? esto viene de antigüo…)* que se debieron de abstener de Oficio.
    Saludos.

    Responder
  6. JOSÉ EUGENIO SORIANO GARCÍA
    JOSÉ EUGENIO SORIANO GARCÍA Dice:

    Ignacio, llego tarde a tu despedida porque las Fiestas Navideñas me cogen por ahí. No sé si llegarás a leer este comentario. Solo indicar que ha sido realmente magnífico el papel que has desempeñado, la lección que sabes dar al irte cuando prácticamente todos los que conozco me indican que deberías seguir por tu buen hacer, basado, en mi opinión, en una mágica combinación de firmeza y elegancia, de conocimientos y aprendizaje, en fin, de todo lo que quienes seguimos y colaboramos en esta bitácora y los actos de la Fundación, apreciamos como la base firme de una convivencia democrática y a la vez, solvente y duradera, moderna y adaptada continuamente a los tiempos a la par que firmemente asentada en la libertad que produce el Estado de Derecho que tan bien, desde tu presidencia, has sabido guardar y defender.
    Enhorabuena por todos estos años y por los que vendrán en los que tu pluma y acción no faltarán a buen seguro
    Con un abrazo grande JOSE EUGENIO SORIANO

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *