Las tres líneas de defensa de la democracia

Las ultimas semanas hemos vivido una intensa discusión jurídica sobre la amnistía. Y su resultado ha sido muy claro.

Tras semanas de discusiones, artículos y mesas redondas en las que numerosos expertos han analizado la naturaleza jurídica la amnistía y su compatibilidad con el marco constitucional, la opinión mayoritaria de estos juristas es que esta norma no encaja en nuestra constitución, y supone un desafío grave al estado de derecho.

Junto a estas opiniones, dos elementos jurídicos nos ayudan a completar el análisis de la cuestión: de un lado, el informe del Ministro de Justicia sobre los indultos parciales indicó que la amnistía no tenía encaje constitucional;  de otro, la Mesa del Congreso inadmitió, por la misma razón, una proposición de ley presentada en 2021 por ERC y Junts. Es decir, tanto poder ejecutivo como legislativo han sido claros y contundentes sobre la cuestión: la amnistía no cabe en la Constitución.

Por ello, sin pretender sugerir que no exista absolutamente ninguna duda sobre la naturaleza de esta medida, si podemos concluir que junto al cuasiunánime consenso previo al 23J (excepción hecha de los propios beneficiarios de la misma y Sumar), sigue existiendo un gran consenso doctrinal, político y jurídico sobre la inconstitucionalidad de la amnistía.

A pesar de todo ello, los acuerdos alcanzados estos días han provocado la presentación por el PSOE de una proposición de ley a favor de conceder esa amnistía,  sobre la que se fundamentará, junto a otros acuerdos, la investidura de Pedro Sánchez. 

Ni los argumentos jurídicos, bastante endebles, ni las argumentaciones políticas, rayanas en lo infantil, han debilitado lo más mínimo esa evidencia de inconstitucionalidad sobre la que existía, y sigue existiendo, amplio consenso. Muchos tenemos la sensación de estar asistiendo a una burla de carnaval.

Al llegar a este punto, nos planteamos: ¿Cómo hemos podido llegar hasta aquí? ¿Cómo un estado de derecho recorre un camino tan peligroso en semanas? ¿Cómo es posible que algo claro y meridiano,  sujeto a consenso de los constitucionalistas hace semanas, se haya  dado la vuelta de esta forma? ¿ Cómo un supuesto partido de estado como el PSOE se plantea impulsar una medida que socava el estado de derecho de forma tan flagrante?

La explicación es sencilla: estamos viviendo en España una involución democrática, la imposición de una deriva autocrática en la que el líder de un partido está dispuesto a pactar con partidos de ideología contraria a la que sus votantes defienden, algunos de ellos posicionados claramente contra el estado de derecho, sobre asuntos que no estaban en su programa y respecto a los que hasta el día de las elecciones defendía lo contrario. Una deriva autocrática, en definitiva, del líder del PSOE, con pactos contra natura sobre aspectos que deterioran gravemente el estado de derecho.

Son tan claros los rasgos de esta deriva que los encontramos magistralmente descritos hace décadas, en forma de fábula. En “Rebelión en la Granja”, escrito en 1945, George Orwell nos narra una escena clave en la deriva autocrática de la vida en la granja, cuando la nueva clase dirigente (los cerdos…), cambian el lema fundacional de la rebelión con la que se había expulsado a los humanos: del lema “ cuatro pies si, dos pies no”, vigente durante mucho tiempo, pasan de la noche a la mañana al “cuatro pies si, dos pies mejor”. Y al ser requeridos por otros animales (las ovejas) a explicar el cambio de opinión, los cerdos insisten en que la frase siempre fue así.

Hemos pasado del “Indulto si, amnistía no” al “Indulto si, amnistía mejor”, y aún estamos  perplejos ante la desfachatez política e intelectual.

Lo importante de esta situación es la lección que nos enseña en lo referente al funcionamiento de los sistemas institucionales: no existe ningún sistema democrático que, por más contrapoderes y mecanismos de control que establezca, pueda resistir al “hackeo” de un líder sin escrúpulos democráticos. Existen en la historia numerosos ejemplos de regímenes democráticos que, sin necesidad casi de modificar las leyes, se han deslizado por la pendiente del autoritarismo y han llegado a cometer todo tipo de vilezas apoyándose en el marco legal preexistente.

Para que esta situación de abuso ocurra deben darse varias circunstancias, y es en el análisis de las mismas donde podemos encontrar el antídoto contra la autocracia y sobre las que definir las líneas de defensa de la democracia.

La primera línea de defensa de una democracia y un estado de derecho es la existencia de un líder con principios y valores: son los principios y valores democráticos de la persona que gobierna un país los que pueden asegurar el correcto funcionamiento institucional del mismo. No es probablemente una condición suficiente, pero sin duda es necesaria.

La teoría política nos dice que un sistema institucional de controles y contrapoderes bien diseñado es capaz de controlar las pulsiones autoritarias de un líder. Pero la historia nos enseña que si el líder “se empeña”, con determinación, en pervertir el sistema, los contrapoderes son pocas veces capaces de controlar o evitar esa deriva autoritaria.

De ahí la importancia de unos principios y valores democráticos claramente asentados en el líder. Si importantes son los valores en la esfera personal, pues de ellos depende la salud moral del individuo, mucho más lo son en lo público, en la medida en que los hombres públicos, los políticos, administran, por mandato y en representación de sus ciudadanos, un sistema social, jurídico y económico que requiere la toma de decisiones complejas permanentemente. Para garantizar que las mismas se adoptan de forma equilibrada y atendiendo al bien común, se crea un proceso de toma de decisiones, dotado de controles y de contrapesos, y un sistema de instituciones que funciona como la columna vertebral de la seguridad jurídica del sistema.

En democracia, el político encuentra su legitimidad en el sistema que le permite ocupar el puesto para el que se le elige, el estado de derecho,  por lo que debe ser el primer garante, el primer cumplidor de ese sistema que le designa.

Lo contrario, demostraría que el político entiende el sistema, del que él es una pieza, no como algo al servicio de la sociedad,  sino como algo manipulable a su conveniencia, al servicio de su interés personal o de grupo, pervirtiendo así el estado de derecho.

Por ello, debe exigirse en el líder la sumisión absoluta al estado de derecho, que además funcionará como elemento de autocontrol ante las pulsiones autoritarias a las que cualquier persona que detenta poder puede verse expuesto. La época de Luis XIV,  y su “el Estado soy yo” han pasado. No vale todo y el fin no justifica los medios, y menos cuando los medios son públicos y el fin es un interés personal y egoísta.

Sin dirigentes con principios y valores democráticos, la democracia está en peligro, y la autocracia a las puertas.

Si esta primera línea fallara, contamos con una segunda línea de defensa. En su libro “El ocaso de la democracia”, Anne Applebaum analiza los procesos de avance del autoritarismo en países de nuestro entorno. La autora afirma que para que un régimen transite hacia lo que llama una democracia iliberal, una autocracia, es necesaria la complicidad de un conjunto de burócratas, intelectuales y medios de comunicación que validen los argumentos sobre los que se van destruyendo los elementos propios del estado de derecho.  El proceso de debilitamiento de las instituciones y de los controles y la justificación de la deriva autoritaria necesita de altos funcionarios que impulsen normas y firmen actos administrativos, de pensadores que retuerzan los argumentos jurídicos, de jueces que validen los abusos y de periodistas que construyan un estado de opinión propenso a aceptar que el fin justifica los medios y que la alternativa es peor.

Hemos oído últimamente mucho la frase de Burke, sobre que el mayor error es no hacer nada por pensar que solo se puede hacer un poco. Esos pocos de cada uno, sobre todo cuando se ocupa una posición privilegiada en la cadena de toma de decisiones o de influencia intelectual o mediática en la sociedad,  son la clave para evitar el ocaso de la democracia.

Y, por último, llegamos a la tercera línea de defensa: la sociedad. En otro magnífico libro, “ Los amnésicos”, la periodista franco-alemana Geraldine Schwarz analiza el comportamiento de la sociedad alemana en la décadas de los 30 y los 40. 

Tras el fin de la guerra, los vencedores exigieron responsabilidades penales al régimen nazi. Para distinguir el grado de responsabilidad, se establecieron cuatro niveles de implicación y/o conocimiento de la población en lo que había ocurrido. Los tres primeros niveles cubrían desde los jerarcas nazis, que fueron juzgados en los procesos de Nuremberg, hasta un cierto nivel ejecutivo, que fueron encausados de una u otra forma. Pero el cuarto nivel, al que denominaron los mitläufer, personas que sabían algo de lo que estaba pasando, que veían situaciones de abuso, que se aprovecharon incluso económicamente del expolio a los judíos, fueron considerados ajenos a toda responsabilidad. La autora, cuyo abuelo fue uno de esos mitläufer, se refiere a esta categoría como aquellas personas “ que seguían la corriente”, y los acusa de  “ … pequeñas cegueras y de pequeñas cobardías que, sumadas unas con otras, habrían creado las condiciones necesarias para el desarrollo de crímenes de estado….”.

En las últimas semanas, una parte importante de la sociedad española, que incluye probablemente a la práctica totalidad de los más de 11 millones de votantes de centro derecha y de derecha, pero también a un numero no despreciable de los casi 8 millones de votantes de centro izquierda (según diferentes encuestas en torno a un 40%, es decir, más de 3 millones) se debaten entre la sorpresa, la perplejidad, la preocupación y la indignación ante la disposición de Pedro Sánchez y su partido a conceder una amnistía vergonzante a un conjunto de delincuentes, que anuncian su intención de reincidir, a cambio de seguir en la Presidencia del gobierno.

Hay muchos millones de españoles que no quieren mirar para otro lado. Como recordaba hace unos días Jesús Cacho, citando a Jefferson, “Cuando la tiranía se convierte en ley, la rebelión se convierte en deber”.

La sociedad, el grupo, cada uno de nosotros, tenemos una responsabilidad en la defensa de un modelo de sociedad en nuestro país, que con sus defectos, es el resultado del esfuerzo, la determinación y la generosidad de nuestros padres y abuelos, y que ha funcionado bien durante muchos años. Nosotros, los españoles, somos, todos y cada uno, la tercera línea de defensa de la democracia, la última. 

Cada ciudadano, si se considera tal, debe militar a diario para defender el estado de derecho Esa es la forma de garantizar que no dejamos de ser ciudadanos para convertirnos en vasallos.

En el caso de nuestro país, en estos días, vemos que la primera línea ha fallado estrepitosamente. La segunda línea se debate actualmente entre muchos que intentan revertir la situación y otros que, mudos o voceando, han optado por un vasallaje vergonzante. Y la tercera línea ha comenzado a manifestarse: su resistencia serena pero firme será clave, y un elemento de refuerzo impagable para los que aún se afanan en la segunda línea por salvar el estado de derecho. No desfallezcamos.

 

16 comentarios
  1. ANTONIO MORALES MARTIN
    ANTONIO MORALES MARTIN Dice:

    Enhorabuena José María por este valiente artículo. En efecto, todos tenemos una responsabilidad y dentro de la libertad y dignidad de cada uno hemos de manifestarnos en defensa del sistema constitucional y de la igualdad ante la Ley.

  2. Pedro Luis Egea
    Pedro Luis Egea Dice:

    No hace falta remontarse tan lejos para analizar la posible, que no real, involución, basta mirar un poquito más cerca en el tiempo ¿comenzó cuando alguien hizo uso partidario de la lucha antiterrorista, criticando al Gobierno ante un atentado?, ¿comenzó cuando un partido decidió ir a una guerra ilegal basada en unas pruebas falsas por lo que aún no ha pedido perdón?, ¿comenzó cuando un partido se negó a contribuir al fortalecimiento de la democracia al desentenderse de la renovación de los cargos del poder judicial?, ¿comenzó cuando el militante activo de un partido asumió la presidencia del Tribunal Constitucional?, contestar a estas preguntas de forma ecuánime puede servir para desenredar la madeja

    • Segismundo Alvarez Royo-Villanova
      Segismundo Alvarez Royo-Villanova Dice:

      Algunas de las cosas que menciona, y en particular los nombramientos en el TC y el CGPJ de personas vinculadas estrchamente a partidos políticos han sido desgraciadamente lo habitual por parte de los dos grandes partidos y son en parte la causa de la involución. Desde Hay Derecho llevamos años denunciando la responsabilidad de todos. Pero está claro que vamos a peor y que entre todos los ciudadaandos debemos tratar de revertirlo. No es el PSOE contra el PP, son los partidos políticos derribando los límites del poder que nos protegen a nosotos

    • Alfonso
      Alfonso Dice:

      Estimado señor Egea,
      ninguno de esos momentos conduce a la situación actual. Se lo digo con respeto intelectual y en clave académica.
      Podemos encontrar un primer error en la modificación de la LOPJ en el gobierno de Felipe González, al dar poder a los partidos sobre el judicial. Sin embargo, eso fue nada más que un error. Luego, los partidos políticos lo hicieron todos muy mal. Le recuerdo que los partidos políticos son organizaciones privadas y que durante la Revolución francesa y más tarde muchos ilustrados los consideraban incompatibles con la democracia y el Estado de Derecho. Hay que limitar ese poder de los partidos y recuperarlo los ciudadanos.
      Sin embargo, de la situación actual el mayor responsable es el actual PSOE, con una deriva ideológica que lo ha sacado del socialismo democrático, algo que no es la primera vez que sucede con militantes socialistas, vean el caso italiano en los años 10 del pasado siglo. Y esto lo digo con gran vergüenza por mi parte, como individuo que piensa que la social democracia es una filosofía política de grandes valores. Recuerden los estupendos intelectuales de la República de Weimar. Recuerden también a Aristóteles, la corrupción de la democracia es la demagogia.
      Estamos en una situación muy peligrosa.
      Les invito a una reflexión: ¿no podría convocarse un referéndum sobre el tema de la amnistía para que los ciudadanos pudiéramos decidir si la autorizamos o no? Ahí cada organización podría exponer con libertad y tratar de persuadirnos. Con esto se aliviaría esta presión que está enfrentándonos. Y recordemos que los políticos son nuestros empleados, permítanme esta gráfica expresión sin matices sobre el mandato representativo. Pienso que todos acabaríamos aceptando el resultado del referéndum, puesto que es un ejercicio de libertad que a todos nos reclama moralmente. Pregunta:¿ por qué el PSOE no lo convoca? Se sacaría de encima las sospechas de venta de la presidencia y hablaría en favor de sus líderes. Felipe González convocó el de la OTAN y se arriesgó, en un correcto ejercicio de libertad.
      Un cordial saludo.

    • Manuel Cabanes
      Manuel Cabanes Dice:

      Contestar a estas preguntas de forma ecuánime nos lleva a pensar en cómo evitar los errores y abusos en el futuro, no a aprovechar los pasados para diseñar, cometer y justificar otros nuevos.

  3. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    Un gran artículo para cultura democrática de la población ,clave para la defensa de la democracia.
    La sociedad y los segmentos del estado se están comportando mejor de lo que esperaban los enemigos del sistema democrático.
    Si “ es necesaria la complicidad de un conjunto de burócratas, intelectuales y medios de comunicación que validen los argumentos sobre los que se van destruyendo los elementos propios del estado de derecho.”   , cada vez van a contar con menos cómplices cuando se extienda entre los ciudadanos que su relato y su futuro están condenados al fracaso.
    Los que están aceptando la responsabilidad de ayudar a Sánchez , colaborando en la destrucción del estado democrático ,no saben lo que les espera.
    El tema, de la amnistía y los pasos hacia el “proceso autoritario sanchista “, afectará no solo a los políticos que los aprueben , a los intelectuales y medios concertados que lo han apoyado “ ciegamente” sino, seguramente, a la sociedad que lo ha permitido. Todos pasarán a la historia, también los jueces y los fiscales,,PRISA , Hay Derecho , X. Vidal Folch,, Guerra ,González, M. Robles, Conde-Pumpido, Savater, Carreras …………aunque con diferente calificación.
    Como se podrá comprobar , los socios continuarán desde el momento de la investidura y para asegurar su “ gobernanza” , pidiendo lo que Sánchez y su gobierno niegan actualmente , por lo tanto me da la sensación que la calificación será más próxima y letal para el prestigio de los que le han apoyado de lo que se imaginan .
    En El País el 13/11/23 y tal vez por eso , Cebrián publicó uno de los artículos más importantes para la historia de periodismo democrático “ Disculpa a la traición ; premio a la culpa”: “Pedro Sánchez no debe preocuparse más por su lugar en la Historia: con toda probabilidad acabará metido entre la chatarra “.
    Y con él estarán ,” con toda probabilidad “no solo los políticos que la aprueben , también los intelectuales , profesionales , medios concertados… que lo han apoyado tan “ ciegamente” ( por ignorancia o interés)

    • Alfonso
      Alfonso Dice:

      La cuestión es que los que vamos a acabar en la chatarra somos todos los españoles, no sólo Sánchez. Tal vez puedan comparar los acontecimientos históricos de los años 1930 a 1936, con los actuales. Háganlo con cuidado, por favor, y verán cuántas similitudes, tanto en hechos como en el plano sociológico. Sé que dirán algunos de ustedes que exagero. Por esto les recuerdo que hubo políticos que alertaron al gobierno de la II República y también fueron calificados así. De ahí mi petición de que comparen con gran cuidado y bajo la regla de la filosofía de la sospecha, para evitar descartar las similitudes de forma no fundamentada.
      Un saludo.

  4. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    ¿ Es una información veraz que Sánchez tiene una mayoría para gobernar?.
    Es un gobierno inviable y de enorme coste para la democracia, la economía y los ciudadanos..
    Los partidos que han votado por Sánchez no lo han hecho por un programa común. Cada uno cree que esta vez si que cumplirá lo que les ha prometido y además, tienen programas e intereses contradictorios.
    Los que gestionan las Comunidades Autónomas que han apoyado a Sánchez , Canarias; Asturias y Castilla La Mancha, están entre las más beneficiadas del actual modelo de financiación ¿ De verdad se creen que si cambian de modelo no les perjudicará? ¿ Y a los de la España vacía?¿ Qué futuro les espera a sus políticos?
    ¿Apoyarán los nacionalistas leyes contrarias a su programa y a sus apoyos ?. En las elecciones próximas en el País Vasco , Sánchez que ha blanqueado y dado protagonismo a Bildu ¿ por quién se decantará? ¿De quién está más cerca ideológicamente?¿ Qué pensarán los votantes del PNV y los sectores económicos y profesionales cuando tengan un régimen como el que ha arruinado Cataluña, de sus dirigentes que lo han permitido?.
    ¿ Con cuantos votos cuentan para la reducción del gasto público , del déficit y del endeudamiento o las reformas estructurales que nos exige la UE?¿ Qué pasará cuando sus votantes comiencen a sufrir en su nivel vida los efectos de una gestión pública tan incompetente e irresponsable?
    Sánchez, si continúa dependiendo de los mismos socios, no podrá cumplir los compromisos de una unión política en la que sus miembros han de tener un nivel mínimo de calidad democrática.
    La independencia judicial es clave y no la quieren implantar a pesar de las advertencias y amenazas de la UE
    La continuidad del mismo gobierno compromete no sólo la financiación de los fondos que están condicionados al cumplimiento “verificado” de reformas estructurales contradictorias con los programas de sus socios, sino, también, la continuidad en esta .
    Si Sánchez no puede continuar porque no adivinó lo que le sucedería ¿ Qué pasará con el PSOE,?
    Seguramente estarán más cualificados para recuperarlo los históricos socialdemócratas con experiencia y principios que los que le apoyaron ciegamente

  5. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Estimado sr. Vallejo
    extraordinario artículo. Lo suscribo.
    No sé cuántos democrátas conscientes de lo que está sucediendo somos. Al menos sabemos que estamos acompañándonos los unos a los otros. Y que aquí nada importa ser de la derecha o de izquierda. Ser democrátas o no serlo, eso importa.

  6. Juan Antonio
    Juan Antonio Dice:

    Gracias José María, en este ambiente de confusión y levantamiento de muros que amenaza con romper amistades y familias, estaba necesitando de un discurso como el suyo. Me es de gran ayuda para sostenerme en el empeño de ser uno se los “… muchos millones de españoles que no quieren mirar para otro lado”. Muchas gracias.

  7. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    Sánchez se había atrevido a intervenir en el debate sobre la reforma judicial de Israel como si estuviera de tertuliano en un medio nacional criticándola a la vez que intervenía el TC con la ayuda de nuestros medios progresistas( antes socialdemócratas , hoy más cerca de la ideología e intereses del Grupo de Puebla) .Lo que produjo el inmediato escándalo ya que denuncia “ la reforma judicial después de hacer lo mismo en su país» .
    Lo que se preveía “por nuestros expertos” ( siempre tengo la misma duda ¿ por qué les llaman expertos a los que no aciertan ?), que Sánchez utilizaría el segundo semestre para promocionarse y fortalecer su imagen exterior ha acabado con otro pronóstico “ falso”, por su incompetencia y su inmadurez que pasará a la historia política europea. De hecho , siempre ha querido ser un personaje histórico, aunque dudo que haya previsto su calificación.
    Los dirigentes de la UE en pocos días se han dado cuenta de lo que denunció El País hace años (que se trata «no de un dirigente cabal sino un insensato sin escrúpulos” ) un personaje autoritario , mentiroso y de acreditada ineptitud y que una buena parte de los medios han ocultado , por ignorancia o interés.
    No me imaginaba , una persona como él , que toma decisiones sin consultar a nadie y menos a los expertos , compartiendo una gobernanza con dirigentes demócratas y responsables .
    Llevar a los órganos de la UE , temas que necesitan la unanimidad , una justificación de interés general y una preparación técnica de nivel, como sus propuestas improvisadas , por unos votos para su investidura porque se lo piden los independentistas y grupos políticos partidarios de regímenes autoritarios contrarios a los principios de la UE es otra demostración de la falta de calidad democrática, competencia e inteligencia política de Sánchez.
    Y nadie entenderá porqué le votaba tanta gente y porqué tiene unos medios e intelectuales que le apoyan tan ciegamente..

  8. Aciex
    Aciex Dice:

    Pues sí, una llamada a la lucha más que necesaria, imprescindible.
    Lo contrario al imperio de la ley no es la injusticia, ni siquiera la ausencia de leyes. Lo opuesto es la ley del emperador, como fue y todavía es en buena parte del mundo. Syc semper tyrannis, por la cuenta que nos trae.

  9. revi
    revi Dice:

    CE 1978 De la elaboración de las leyes
    Artículo 81

    1. Son leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que aprueben los Estatutos de Autonomía y el régimen electoral general y las demás previstas en la Constitución.
    La futura LO de amnistía no está prevista en la CE 78

  10. Manuel Villa Díaz
    Manuel Villa Díaz Dice:

    Todo lo que estamos viendo es un sinsentido pues tanto Pedro Sánchez como Félix Bolaños han manifestado que Junts y ERC han de abandonar la unilateralidad. La unilateralidad no es un: “No te voy a avisar”, sino cometer ilegalidades según el TS -sentencia del procés HECHOS PROBADOS 7.3-. Si la unilateralidad fuese legal, que no lo es, ¿Por qué han de abandonarla?, y si fuese ilegal, que lo es, ¿Por qué no la persiguen? La Fiscalía conoce el Art. 408 del Código Penal. España es un estado social y democrático de derecho, y si queremos que siga siendo un estado de derecho, tendrá que actuar la ley. La institución que defiende la legalidad es la Fiscalía y son los fiscales los llamados a actuar de oficio cuando son testigos de flagrante delito. Todo el asunto de la amnistía, que no cabe en la CE porque si se prohíbe hacer lo menos no se puede hacer lo más, se resume en: votos para la investidura de Presidente del Gobierno por borrado de delitos. Se le llama “orgánica” para que se requieran 176 votos porque si lo considerasen cambio de la CE, como en realidad es, necesitarían 210 votos y no les llegarían los 178 votos. Se le podrá dar la apariencia del trámite legal con el Congreso y el Senado teniendo el término en el TC -el de la STC 128/2023, de 2 de octubre de 2023; el de toda confianza; alguien con un mínimo de responsabilidad dividiría al país para que al final el TC le diga: Pues no, está fuera de la CE. Eso debe estar amarrado- pero actualmente no deja de ser un delito en grado de tentativa. No hay virtud sino delito. Es COHECHO. Lo del interés general es falso, pues se tienen 172 votos en contra y los que lo apoyan son los que siempre se han dejado la piel en el interés general: PNV, Junts, ERC, EH Bildu, BNG. El Ministro de Transportes ha reconocido que se hace por los votos. El Grupo Parlamentario de Junts ha hecho su parte y ahora el Grupo Parlamentario del PSOE está perpetrando la suya. El borrado de delitos no es la “Agenda Canaria”. ¿Para cuándo el Art. 27 del Instituto Fiscal? Se está perpetrando el delito y la Fiscalía no hace nada. Todo ésto se acabaría si el juez actuase contra los responsables del COHECHO: Tú me votas y a cambio, yo y los que me apoyan te borramos los delitos.

  11. Leandro Valencia Alonso
    Leandro Valencia Alonso Dice:

    Karl Marx dijo que la existencia condiciona la conciencia. Y todos estos comentarios me suenan a señores y señoras acomodados, mayormente de Madrid, preocupados por la subida de impuestos que pueda llevar a cabo un Gobierno (legítimo, aunque pataleen los chicos de Vox y el PP y los Cayetanos) y porque no puedan sacar comisiones de los contratos públicos, criados y mantenidos en el franquismo sociológico, alimentados intelectualmente en el ABC, El Mundo y La Razón…Vamos, el equivalente a un ¡Arriba España!

Los comentarios están desactivados.