La ‘rule of law backsliding’ de este a oeste: el giro iliberal de España

El fenómeno de la rule of law backsliding se ha extendido de Este a Oeste, de los Estados de Europa centro-oriental, como Polonia, Hungría y Rumania ha llegado también a España. No obstante, respecto a la regresión en los Estados del Visegrado, hay dos importantes diferencias. En primer lugar, la especificidad del caso español consiste en que no estaríamos ante un sistema iliberal de derecha, sino más bien de izquierda, representando este un supuesto inédito en el panorama europeo. Esto hace mucho más difícil que la ciudadanía comprenda la gravedad de la situación, porque muchos no consiguen ver la realidad. Sin embargo, no se puede olvidar que no solo hay gobiernos de extrema derecha sino también de extrema izquierda, los cuales no destacan por el respeto de los principios democráticos básicos, sino todo lo contrario. Y ambos son criticables de la misma manera porque las técnicas usadas, los objetivos a alcanzar y los resultados son muy parecidos.

En segundo lugar, afortunadamente España no ha llegado todavía a los niveles de Hungría y Polonia, pero es evidente que es solo cuestión de tiempo. En este sentido, ya no se puede hablar de la existencia de simples tendencias que son expresión del «momento populista» actual, al que se suele imputar la culpa de todos los males de la sociedad; tampoco se trata de meros indicios puntuales, derivados de medidas o decisiones desafortunadas. Ya tenemos un cúmulo de actuaciones que nos indican la dirección hacia la que se está yendo.

La rule of law backsliding, que es la nueva categoría interpretativa del declive del Derecho constitucional europeo, es el proceso involutivo que produce el deterioro del Estado de derecho, de su estructura básica, como el principio de separación de poderes o la existencia de un sistema de protección de los derechos fundamentales, que permita a los ciudadanos acudir ante un juez independiente e imparcial para solicitar la tutela judicial efectiva y un sistema de administración pública que respete el principio de legalidad y no haga una aplicación selectiva de las normas, discriminando por razón de origen, sexo, por condiciones económicas, pertenencia a determinadas familias o afiliación a determinados partidos. Esta forma distinta de transición produce el deslizamiento hacia un modelo híbrido de Estado. Cuatro son las características principales de este proceso erosivo, a las que hay que añadir el componente dominó, puesto que es susceptible de extenderse a cada vez más Estados: la debilidad intrínseca, la progresividad, la contradicción entre forma y sustancia y la afectación a los elementos constitutivos del Estado de derecho.

Si se analiza la situación de España, se puede observar la presencia de todos estos indicadores. Ante todo, también el Estado español es intrínsecamente débil. Desde el punto de vista histórico, aunque se haya convertido en unas pocas décadas en una democracia avanzada y aparentemente inclusiva, no ha conseguido superar determinadas contradicciones y deficiencias estructurales internas, en primer lugar, la cuestión territorial derivada de las tendencias secesionistas, que lo hacen particularmente vulnerable. Después de un periodo de cuarenta años de estabilidad y de sustancial gobernabilidad (1982-2015), los acuerdos del Gobierno con partidos de corte populista y el auge de los nacionalismos han favorecido la adopción de una serie de medidas que han perjudicado el sistema democrático y sus institutos y principios fundamentales.

En algunos casos tales medidas han producido cambios silenciosos, progresivos, favorecidos por la falta de transparencia, cuya intensidad ha ido creciendo. Esto se observa de forma clara en la gestión de la cuestión catalana: se ha pasado de los indultos a los líderes del procés a la derogación del delito de sedición y la reforma de la malversación hasta la proposición de Ley Orgánica de amnistía, que ha culminado este proceso, mostrando de forma palpable cómo la erosión había conseguido afectar a las estructuras básicas del ordenamiento. Esta medida se puede resumir en una palabra: «ruptura». Rompe la Constitución porque no tiene encaje en España, siendo inconstitucional, rompe la convivencia porque no se observa ni arrepentimiento ni voluntad de dejar a un lado las tendencias secesionistas, sino que las refuerza, rompe el principio de separación de poderes y rompe el sistema de justicia porque es una ley injusta que crea una justicia selectiva y asegura impunidad.

En otros, se han adoptado reformas populistas, demagógicas y propagandísticas, supuestamente para favorecer a los colectivos especialmente vulnerables como por ejemplo las mujeres o las personas transexuales, las cuales en realidad están produciendo graves perjuicios no solo a estas personas sino a la sociedad en su conjunto. Es suficiente pensar en lo que ha ocurrido con la ley del solo sí es sí. En unos meses se han excarcelado a más de 121 violadores y pederastas y se han revisado más de 1.220 sentencias.

Y, por último, el tercer rasgo de la crisis del Estado de derecho, que es el más peligroso: la captura de las instituciones y de los órganos de control y denuncia de un ejercicio arbitrario del poder y la consiguiente fractura de los mecanismos de recíproco control, sirviéndose de los instrumentos típicos del Estado democrático para transformarlo desde dentro. Esta técnica produce una contradicción entre forma y sustancia, que afecta a los derechos fundamentales y los principios estructurales del ordenamiento. A tal fin, los gobiernos iliberales suelen poner en marcha una obra de «colonización», nombrando a familiares, a amigos y personas afines al partido para eliminar todo tipo de oposición. En todo esto el mérito se convierte en un concepto jurídico muy indeterminado. El Gobierno no ha conseguido secuestrar solo el poder judicial, que, a pesar del desgaste que ha sufrido por la no renovación del CGPJ, las consecuencias de la LO 4/2021, que ha reducido las funciones del Consejo ad interim, y los continuos ataques, se ha mantenido firme.

Si se analiza cómo este proceso se ha desarrollado, se puede observar que se ha producido lo que Teresa Freixes describe con la acertada imagen de «telaraña», la cual «socava» «las instituciones, entrando en ellas», con «ese veneno que, poco a poco, casi inadvertidamente, se va infiltrando por sus venas, realizándolas, cambiando su naturaleza, impidiendo que desempeñen su función». Este proceso erosivo ha llevado al contexto actual, en el que se han podido adoptar los acuerdos de investidura, que en una situación de normalidad hubieran sido impensables. Estamos ante un «golpe de Estado» solo hasta cierto punto «encubierto», porque, aunque hasta ahora no se haya usado la fuerza, se ha conseguido transformar el Estado y esto es muy peligroso.

¿Qué se puede hacer para enfrentarse a esta situación? Dos son los caminos, que hay que trabajar de forma simultánea. Por un lado, es necesaria más cultura y pedagogía constitucional, pues los ciudadanos tienen que darse cuenta de lo que está ocurriendo. Pero esto no es suficiente, porque además tenemos que ser conscientes de que los procesos involutivos de este tipo se manifiestan de forma evidente solo cuando ya han alcanzado un nivel de gravedad, una intensidad tan fuerte, que es muy difícil revertirlos. Y por otra parte es muy necesaria y urgente la intervención de la UE, que podría funcionar como límite. El Gobierno no quiere comprender que España se arriesga a ser señalada como el nuevo «Estado miembro rebelde» en términos constitucionales, lo cual es evidente que no beneficiaría en absoluto a la imagen de este país, sino que contribuiría a debilitarlo aún más, poniéndolo en una espiral de la que sería muy difícil salir.

11 comentarios
  1. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    Muy completa descripción . Para mí , nos falta asentar los principios básicos de la UE en la cultura política nuestra ciudadanía.
    Por ejemplo, nuestro sistema autonómico y judicial tenían que haberse adaptado con el ingreso en la UE, ya que son incompatibles con ella.
    La reforma de nuestro régimen autonómico es clave para el futuro de nuestro país. Lo expliqué en un reciente artículo en Notarios y Registradores del que os hago un extracto “LA SOSTENIBILIDAD DEL ESTADO Y EL RÉGIMEN AUTONÓMICO
    El régimen autonómico, con el ingreso en la Unión Europea, debería haberse adaptado a ella…
    El problema es la insostenibilidad del Estado que nos llevará a un ajuste enorme del gasto público.
    Mientras los grandes países europeos pasaban a convertirse en una especie de provincias de un nuevo Estado, para asegurar el futuro económico y social de sus pueblos, nuestro país continuó un proceso contradictorio con las obligaciones que habíamos asumido como socios de un proceso de integración política y económica. Y generó, en paralelo a la creación de nuevos órganos y funciones supranacionales con sus costes correspondientes, una estructura territorial inadecuada e inviable.
    Si la reducida dimensión de los grandes Estados era una rémora para el futuro de sus ciudadanos, ¿Cómo iba a llevar a la misma meta la fragmentación nuestra? Alguien estaba errando. ¿Quiénes tendrían razón, los dirigentes democráticos de las naciones de mayor progreso de Europa que habían sacrificado su soberanía y sus atribuciones o nuestros políticos interiores que intentaban ampliarlas?
    El sistema autonómico. que si se reconvierte nos parece tan fundamental como el resto de administraciones, tal como evolucionó, sin orden ni control, se ha acabado convirtiendo en un sistema obsoleto, ineficiente y ruinoso para los ciudadanos.
    Dada la insostenibilidad del estado, el ajuste del gasto público más intenso y próximo de lo que pensamos, nos obligará a un nuevo modelo »sostenible», diferente al que actualmente tenemos. Entonces tendremos que volver a la obligación que nos comprometimos y no debimos abandonar, ajustar nuestro régimen autonómico a las funciones que tendrán las autonomías después del proceso de unificación.
    https://www.notariosyregistradores.com/web/secciones/opinion/la-sostenibilidad-del-estado-y-el-regimen-autonomico/

    Responder
  2. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    El sistema judicial actual es inviable y está condenado a su fracaso, por la fragmentación política que dificulta y hasta impide las mayorías cualificadas necesarias, especialmente si en el gobierno participan partidarios de regímenes autoritarios contrarios a la independencia judicial . Además es contrario a nuestra constitución y a los fundamentos de la Unión Europea. .
    Entrar en la UE nos obligaba a cambiar de modelo. La «excepción ibérica judicial » sería demoledora para la continuidad en la UE.
    La posición de los jueces y fiscales, que están luchando por la independencia judicial, está justificada por la necesidad de cumplir los compromisos de una unión política en la que sus miembros han de tener un nivel mínimo de calidad democrática para continuar en ella. Polonia y Hungría es un anticipo de lo que nos pasará..
    Estamos en la UE y gracias a ello ,podemos los ciudadanos evitar que España se convierta en un régimen autoritario.
    Hay dos opciones políticas sobre la justicia en España, los conservadores del sistema judicial actual y los partidarios de la separación de poderes y de la independencia judicial, base de la democracia, del Estado de derecho y del régimen de la Unión Europea.
    El periodismo debería actualizar su cultura política y abandonar las calificaciones políticas que han quedado obsoletas por el régimen de la Unión Europea. Los jueces y fiscales de la UE no deben obediencia a los políticos, esto es propio de las democracias del tercer mundo , en las que el Estado es el botín del que gana las elecciones .
    Los conservadores del sistema judicial actual están entre los responsables del descenso en la calidad democrática de España.

    Responder
  3. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    Democracy Index ” reparte los países en grandes grupos : Democracia plena, Democracia imperfecta , Régimen híbrido y Régimen autoritario
    Están situados en el grupo de Régimen autoritario , entre otros , Venezuela y Cuba .
    Podemos, Izquierda Unida , E.R.C. y EH BILDU ( y más como la CUP….) han demostrado su admiración por el régimen político que impera en estos países . Solo tienes que fijarte que en los índices de calidad democrática están los últimos y no es por casualidad sino por sus notas en los campos investigados
    Los insultos y amenazas a los jueces independientes tienen , entonces, una explicación.
    Hay dos tipos de políticos , intelectuales y periodistas en España, los partidarios de un régimen democrático ( con su izquierda y su derecha ) , que respetan las normas y las resoluciones judiciales , los derechos y libertades de todos los ciudadanos y los principios democráticos y los partidarios de regímenes autoritarios , como los que dirigen Cataluña y una gran parte de los grupos políticos que apoyan a Sánchez, que no lo hacen . La democracia no es su sistema ni lógicamente el de la Unión Europea , que se basa en el. Nunca respetarán nada de lo anterior ,” les sobra” toda su legislación , los derechos y libertades de los “ otros”, los jueces independientes , el Parlamento, la oposición , el control de la gestión política y hasta no les importaría que se fueran los que no les votan. Si , con la independencia se fueran de la UE no volverían, no es su sistema . El suyo , en el que sueñan , la incompetencia, la corrupción, el despilfarro y el abuso de poder “de los nuestros” no tiene sanción .

    Responder
  4. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Constantemente Polonia y Hungría salen a la palestar como ejemplos de una democracia “iliberal” (el término se las trae), cuando la propia UE es una estructura política poco ejemplar en sus decisiones, al asumir imposiciones ideológicas ajenas a lo previsto en los diferentes tratados y a los propios intereses políticos de la primera UE.
    Su estructura básica sería el Parlamento Europeo donde los ciudadanos europeos no deciden directamente su representación política, sino que son los propios partidos quienes la imponen. No hay pues soberanía nacional “de la que emanan los poderes del Estado” sino un sistema partidario puramente electoralista y clientelar donde el “pluralismo” garantizado por la C.E. (en el caso de España) se sustituye por descalificaciones peyorativas apriorísticas.
    El resultado no es un ejemplo de democracia real cuando, quienes toman decisiones, han sido nombrados a su vez por los partidos que constituyen el”filtro” de lo políticamente correcto en cada momento convertido en dogma o religión a reverenciar acríticamente. Democracia “0”.
    En este juego ya no sirven los espacios originados en la Comuna de París: derechas o izquierdas inexistentes por mucho que nos empeñemos en mantener la polarización, sino globalistas distópicos (izquierdas) y racionalistas que desean vivir en un mundo real, no de ciencia ficción, enfrentado a problemas reales (no inventados por intereses espurios).
    En el siglo XXI ya no existen “estados de Derecho” como tales, sujetos a unas normas de convivencia e intereses comunes.
    Cito de nuevo a Dalmacio Negro: “la expresión estado de Drecho es un oxímoron y una tautología, tanto en el sentido de l’Etat de Droit de origen napoleónico, como en el del Rechtsstaat, una simple ensambladura de palabras, ya que todo estado es de Derecho.”
    Mientras sigamos enredados en el bucle del pasado sin advertir el enorme cambio que ha impuesto el llamado “nuevo orden mundial” (el nombre ya es un aviso) de tinte totalitario en unas sociedades inermes, cobardes y adoctrinadas, no triene ningún sentido repetir términos anacrónicos que huelen a naftalina como “izquierdas”, “derechas”, “liberales o iliberales”, etc. etc. Menos aún los que pretenden ser excluyentes con el supuestamente peyorativo “ultra” ajeno a la esencia y diversidad humana actual.
    Cuando somos testigos de las continuas violaciones de la Constitución, sin que el artº 56 y 62 de la misma ponga las cosas en su sitio estamos “Esperando a Godot” (magnífica obra teatral de Bertold Brecht) inútilmente.
    Un cordial saludo.

    Responder
  5. AGonzalo
    AGonzalo Dice:

    Leyendo el artículo creo que primero deberíamos ponernos de acuerdo en la realidad (porque ciertamente hay muchos que no parecen capaces de percibirla).

    Veamos: Operación Catalunya y ataque a los Parlamentos (encarcelar o echar a parlamentarios, inconstitucionalmente) es ciertamente antidemocrático. Espero que como mínimo en eso coincidamos.

    Después: Los indultos son constitucionales, el cambio de leyes (salvo que el TC diga lo contrario) también. No lo es pretender que las personas tengan que cambiar sus convicciones políticas.
    Tampoco es constitucional la no renovación del CGPJ.
    Y en mi opinión parece más inconstitucional que la propuesta de amnistía: Tanto el cambio de reglamento del Senado (para alargar la tramitación de la amnistía), como también el planteamiento de un “conflicto de atribuciones” entre el Senado y el Congreso de los Diputados.

    Sobre la revisión de penas por la ley del solo sí es sí: Hay que recordar que el TS tuvo que cambiar su anterior jurisprudencia al respecto, porque la anterior no habría permitido las reducciones de condenas.
    Sobre afectación a derechos fundamentales: Ciertamente se afecta a la libertad de expresión y manifestación cuando al usarlas se abren investigaciones por terrorismo.

    Resumiendo: La realidad es que los actos iliberales en España suelen estar protagonizados por la derecha. Y la especificidad del caso español es que bastante parte del poder judicial contribuyen a ellos.

    Responder
    • Lole
      Lole Dice:

      No le veo a usted muy dispuesto a ponerse de acuerdo en la realidad. Por ejemplo, aceptando que los líderes secesionistas catalanes cometieron un intento de golpe de estado en Sept. 2017, y por ello fueron procesados por los delitos consiguientes. No hubo por tanto ningún ataque al Parlament ni encarcelamientos inconstitucionales.
      Después: no se discute la constitucionalidad de los indultos ni de las reformas penales, pero sí su justificación. Proclamaron públicamente que lo volverían a hacer. Carece de sentido, pues, indultarles y eliminar las figuras penales por las que se les podría volver a encarcelar.
      Tampoco tiene sentido ocultar la falta de constitucionalidad de la ley de amnistía con cortinas de humo. Son inconstitucionales y punto. Aparte de que crea un peligroso precedente de impunidad.

      Y sí, el intento de golpe de estado en Cataluña estuvo protagonizado por la derecha. La derecha nacionalista catalana.

      Responder
  6. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    El día 23 de febrero de 2024 , en el periódico La Vanguardia que había mantenido una “línea editorial “ coincidente con PRISA en contra de la separación de poderes , tiene para Polonia otra visión en el artículo “La UE aplaude el plan de Polonia para restaurar el Estado de derecho “BEATRIZ NAVARRO.( extracto) :
    “ la UE y Polonia ven la luz al final del túnel después de seis años de pulso institucional y político durante el que los gobiernos ultraconservadores del PiS construyeron un sistema de justicia que no es sino una extensión del poder ejecutivo, según los análisis de la Comisión Europea.”
    “Bruselas mantiene decenas de millones de euros en ayudas congelados por violar los principios y valores básicos de la UE.”
    “Para demostrar a la UE su voluntad de avanzar rápido, el Gobierno aprobó el martes un proyecto de ley para reformar el sistema de elección de los jueces de modo que sean nombrados por sus pares y no por el poder político, en línea con lo que Bruselas reclama también a España.”
    ¿Por qué los mismos medios llaman progresistas en España a los que están en contra de la separación de poderes y la independencia judicial , base de la democracia y del Estado de derecho y ultraconservadores a los polacos que hacen lo mismo en su país?

    Responder
  7. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    También en La Vanguardia, cuando la comisión de justicia dio luz verde a la ley de amnistía , en un editorial congratulándose de ello, hizo esta previsión “ es oportuno mirar adelante y apuntar al horizonte que abre la nueva norma gracias a la cual pasamos de una etapa marcada por las leyes de desconexión , la ruptura institucional entre Catalunya y el Estado, la declaración de una independencia fallida, el procesamiento y la prisión-o la huida- de los dirigentes independentistas etcétera, a un nuevo estadio en el que socialistas y soberanistas han llegado a un pacto que reconoce de facto el marco constitucional español….”.
    Para Sánchez esta amnistía daría “estabilidad, convivencia y progreso “ que “lo hace por España” y encima , “ será buena para la economía” .
    Como se puede comprobar que era todo mentira ¿ pedirán perdón los medios informativos y los intelectuales que le apoyaron tan ciegamente ?.Su posición es congruente con la cultura política de países con «democracias del tercer mundo» en las que el Estado , sus instituciones y los recursos públicos son el botín del que gana las elecciones
    Si tiene que dimitir Ayuso por los problemas fiscales de su novio , según la doctrina de los medios progresistas¿ por qué no dimite Sánchez que ha estado mintiendo reiteradamente en temas clave para los ciudadanos y dirigiendo un gobierno con tantos problemas de incompetencia y corrupción?.

    Responder
  8. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    Sánchez está en un laberinto junto con el sector informativo , intelectual y social que le sigue y apoya ciegamente
    Los partidos que votaron por Sánchez no lo han hecho por un programa común. Cada uno cree que esta vez si que cumplirá lo que les ha prometido y además, tienen programas e intereses contradictorios.
    Los que gestionan las Comunidades Autónomas que han apoyado a Sánchez , Canarias, Asturias y Castilla La Mancha, están entre las más beneficiadas del actual modelo de financiación ¿ De verdad se creen que si cambian de modelo no les perjudicará? ¿ Qué futuro les espera a sus políticos?. ¿ Y a los de la España vacía?.
    ¿Apoyarán los nacionalistas leyes contrarias a su programa y a sus apoyos ?. En las elecciones próximas en el País Vasco , Sánchez que ha blanqueado y dado protagonismo a Bildu ¿ por quién se decantará? ¿De quién está más cerca ideológicamente?¿ Qué pensarán los votantes del PNV y los sectores económicos y profesionales cuando tengan un régimen como el que ha arruinado Cataluña, de sus dirigentes que lo han permitido?.
    Y en Cataluña , igual con los independentistas, si se decide por uno perderá los votos del otro y necesita de todos para sostener su presidencia.

    Responder
  9. Daniel Iborra Fort
    Daniel Iborra Fort Dice:

    Sánchez, si continúa dependiendo de los mismos socios, no podrá cumplir los compromisos de una unión política en la que sus miembros han de tener un nivel mínimo de calidad democrática.
    La independencia judicial es clave y no la quieren implantar a pesar de las advertencias y amenazas de la UE.
    La continuidad del mismo gobierno compromete no sólo la financiación de los fondos que están condicionados al cumplimiento “verificado” de reformas estructurales contradictorias con los programas de sus socios, sino, también, la continuidad en esta .
    ¿ Con cuantos votos cuentan para la reducción del gasto público , del déficit y del endeudamiento o las reformas estructurales que nos exige la UE?
    Si Sánchez no puede continuar porque no adivinó lo que le sucedería ¿ Qué pasará con el PSOE y los proyectos que ha tenido que aceptar para asegurar su continuidad , como el de la amnistía? ¿ Y también, con los medios de información ,los intelectuales , profesionales …funcionarios públicos que le han apoyado tan ciegamente ?.¿Cómo no previnieron que se jugaban su futuro personal y profesional y que Sánchez, como no es de fiar , los podía dejar colgados en cualquier momento?.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *